En Italia manda el Nápoles

Los celestes conservan la cima, en su liga.

Nápoles respondió a la victoria de la Juventus sobre el Chievo con otro triunfo, el sexto consecutivo, ante el Bolonia en el San Paolo: el rotundo 3-1 del marcador maquilla, para los partenopei, una primera mitad muy complicada. Los visitantes abrieron el duelo con una anotación de Rodrigo Palacio.

Dos minutos después pasó de todo: Simone Verdi, que rechazó justo a los azzurri hace pocos días, tuvo un serio problema muscular y tuvo que abandonar el enfrentamiento; mientras salía del campo, Mario Rui lanzaba un córner que Palacio desvió en travesaño y, Mbaye acabó metiendo en propia puerta para el 1-1.

Los de Donadoni pidieron penalti por una presunta mano de Koulibaly, que el árbitro negó tras haber consultado las imágenes del VAR, y protestaron aún más por la pena máxima asignada a los napolitanos en el 35', debida a un agarrón de Masina sobre Callejón. Mertens no desaprovechó y convirtió el 2-1.

El equipo de Sarri, una vez logrado el gol de ventaja, gestionó el ritmo del partido sin agobios, y lo sentenció con el 3-1 obra de Mertens. Nápoles aseguró otro triunfo que le sitúa, otra vez, en la cima de la tabla de la Serie A con un punto de ventaja sobre la Juventus, único rival de esta igualada batalla por el Scudetto.

Por: Abel Ilías.