Kane, un goleador ejemplar

La figura de las espuelas, es un profesional de la A a la Z.

Harry Kane no bebe alcohol, no sale de fiesta a discotecas y juega al golf en sus tiempos libres. Prudente, sencillo y medidor de sus palabras. No le encontrarás en eventos o situaciones excéntricas, y su forma de vestir va acorde a sus ganas de pasar desapercibido.

Nadie pensaba que Harry pudiese convertirse en una estrella, ni siquiera en ser delantero de la Premier. Hasta 2013 por fin pudo quedarse en los 'Spurs'. En 2014, con la llegada de Mauricio Pochettino, su carrera y su vida dieron un giro de 180º. Jugaba los duelos de Copa de Liga, de la FA o de la Europa League.

En noviembre de 2014, ante el Everton, Pochettino lo puso de titular. No marcó pero no fue más relagado al banquillo. Más que con sus goles, Mauricio quedó deslumbrado por su sacrificio en el campo, la humildad que mostraba fuera de él y que plasmaba con sus compañeros, trabajando en defensa y generoso en ataque.

Kane, que ahora vive uno de sus momentos más dulces, sigue dedicándose como el primer día. Siempre quiere mejorar su puntería. Su ambición quedó plasmada con una frase que hasta hace poco sonaba a excesiva osadía pero que podría ser realidad: "Quiero ser el mejor del mundo".

Por: Abel Ilías.