Neymar sigue en el ojo del huracán

El sudamericano estaría generando muchas diferencias en el vestuario del club galo.

Neymar llegó al Paris Saint Germain para escapar de la sombra de Messi y con la intención de dar el salto definitivo para ser el mejor jugador del mundo. Su aterrizaje en París fue más que bueno y en un mínimo periodo de tiempo ya brillaba.

Pero hay ciertos privilegios que podría no estar sentando bien a parte de la plantilla y a Unai Emery. El diario Le Parisien asegura que el brasileño ha llegado al PSG con aires de estrella después de convivir unas temporadas con Leo Messi y en ocasiones las normas internas no le repercuten.

Neymar tiene para él a dos fisioterapeutas que le siguen a todos los partidos. Tener un fisio personal ya no es inusual en clubes de envergadura. Por ejemplo, Ibrahimovic tenía un fisio para él, pero también trataba a los otros jugadores del PSG si era necesario. Los que acompañan a Neymar no lo hacen.

Además, el diario francés cuenta que Neymar no puede recibir entradas fuertes en los entrenamientos y otra ‘ventaja’ que tendría es el permiso para no colaborar en tareas defensivas. Se desconoce si Emery sería consciente de estos privilegios cuando negoció el contrato o ha dado el visto bueno.

Por: Abel Ilías.