Inicia Honduras negociación con Fondo Monetario

La misión técnica del Fondo Monetario Internacional, la que viene presidida por el polaco Przemek Gajdeczka, arriba al país procedente de Washington.

El equipo negociador vendrá integrado por unos cinco o seis expertos en varias áreas económicas, más la incorporación de su representante residente, Mario Garza Gómez, quien este año concluye un periodo de cuatro años como delegado en Honduras.

En horas de la tarde está prevista la primera reunión con la delegación hondureña, la que es dirigida por la designada presidencial María Antonieta Guillén, en su carácter de coordinadora del Gabinete Económico.

La administración Lobo Sosa ha definido que el acuerdo a negociar tendrá una vigencia de 18 meses e irá acompañado con asistencia económica, ya que el gobierno requiere de apoyo presupuestario para el ejercicio fiscal 2010.

La gobernadora propietaria de Honduras ante el Fondo Monetario es María Elena Mondragón, presidenta del Banco Central.

Los resultados de la Consulta del Artículo IV que recientemente divulgó el FMI han generado un ambiente de confianza en el gobierno hondureño para firmar un arreglo rápido.

William Chong Wong, secretario de Finanzas, dijo que las conversaciones centrarán su interés en la situación de las finanzas públicas.

En ese sentido, la administración central ha tomado algunas acciones como la aprobación de un ajuste fiscal -Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público, promulgada mediante decreto 17-2010 del 22 de abril de 2010 y publicado en La Gaceta 32,193- para impulsar los ingresos tributarios.

Chong Wong dice que el programa económico es una prioridad para acceder a 160 millones de dólares en concepto de apoyo presupuestario, recursos que han sido prometidos por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

Asimismo, la Unión Europea ha anunciado donaciones cercanas a los 50 millones de dólares, los que serían liberados después de suscribirse el acuerdo.

El plan para sanear las finanzas de la administración central contempla dos ejes para reducir el déficit fiscal, el que se estima alcanzará -4.4% del producto interno bruto.

Por un lado, los técnicos de la Secretaría de Finanzas consideran que el "paquetazo" generará 4,082 millones de lempiras de nuevos ingresos en concepto de impuestos.

Por su parte, las medidas de contención del gasto público le representaría a la administración central un ahorro de 3,340.5 millones de lempiras.