Alemania en alerta por amenaza de atentados

Alemania dijo tener evidencias firmes de que militantes islamistas planeaban ataques en las próximas dos semanas y ordenó reforzar la seguridad en potenciales blancos, incluyendo estaciones de trenes y aeropuertos.

El ministro del Interior, Thomas de Maiziere, dijo que la información emergió tras una serie de paquetes bombas enviados desde Yemen a blancos estadounidenses a fines de octubre, que coincidieron con envoltorios con explosivos mandados por militantes griegos a destinatarios que incluyeron a la canciller alemana, Angela Merkel.

"La situación de seguridad en Alemania se ha vuelto más seria", declaró el ministro Thomas de Maiziere en una conferencia de prensa. "Tenemos indicios concretos de una serie de ataques planeados para finales de noviembre", enfatizó.

De Maiziere dijo que "una información de un socio internacional luego del incidente de Yemen" advirtió sobre un ataque planeado para este mes.

Investigaciones de la policía alemana "en conjunto con personas del área islámica confirman independientemente los esfuerzos persistentes de grupos islámicos por llevar a cabo ataques en Alemania", precisó.

Como resultado, la policía alemana elevó el nivel de alerta en posibles blancos, incluyendo a centros de transporte como aeropuertos y estaciones ferroviarias, declaró.

"Hay razones para preocuparse pero no para la histeria", aseveró el ministro. "No seremos intimidados por el terror internacional, ni en nuestra forma de vida ni en nuestra cultura o libertad", agregó.

De Maiziere señaló que la situación era comparable con la alarma de seguridad que rodeó las elecciones federales del país en el 2009.

El ministro, una figura importante en el Gobierno de centro-derecha de Merkel, inicialmente minimizó la amenaza el mes pasado, cuando Estados Unidos y Gran Bretaña emitieron advertencias de que Alemania y Francia podrían ser atacadas por Al Qaeda y militantes aliados.

No obstante, a inicios de este mes reconoció que había "indicios graves" de una amenaza a Europa y Estados Unidos.

Alemania se ha considerado a sí misma un potencial blanco por mucho tiempo debido a que cuenta con 4.590 soldados en Afganistán, el tercer mayor contingente de la fuerza internacional de 150.000 tropas que luchan contra la insurgencia talibana.

El país se ha librado de ataques terroristas de militantes islámicos, incluso pese a que líderes de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos en el 2001 eran estudiantes en Alemania.