INPREMA al borde del colapso

El INPREMA considerado, hasta hace uno seis años, como uno de los institutos de previsión más sólidos económicamente, hoy enfrenta una situación precaria que la tiene al borde del colapso financiero.

Aprovechándose de las pésimas administraciones, los gobernantes han visto en este instituto una fuente de financiamiento de la burocracia estatal, mientras que para abogados, constructores, estafadores, políticos, maestros, dirigentes magisteriales, incluso directivos del INPREMA, ha sido un botín.

Algunos dirigentes de los docentes aceptan su responsabilidad, pero también señalan que sobre la debacle financiera del instituto de previsión, entidades como el Congreso Nacional, así como de otros sectores, a escondidas están armando jugadas que lejos de sacar adelante a la entidad, terminaría de liquidarla.

A la fecha, el INPREMA tiene jubilados 12,282 afiliados con una pensión promedio de 9,895.26 lempiras.

Actualmente hay un acumulado de 9,735 docentes por jubilarse con una pensión promedio de 14,143.7 lempiras.

Sin embargo, el INPREMA no podrá cumplir con esta obligación pues para ello necesita 87,993.48 millones de lempiras, un monto muy superior a sus reservas, que son de 16,000 millones. O sea que tiene un déficit "actuarial" de 71,993.43 millones de lempiras.

Estas son las estimaciones realizadas por la CNBS en diciembre del 2009 y ratificadas en una presentación, en julio del 2010.

La situación se vuelve más crítica para el INPREMA, ya que en los próximos diez años 30,693 maestros alcanzarán el derecho de jubilación.

Solo en la parte administrativa, donde laboran más de 400 empleados, el Inprema gasta 211.87 millones. A pesar de la gran burocracia, ahí reina el desorden administrativo y derroche de dinero, tal como consta en las actas de sesiones de Junta Directiva y en los informes de auditoría interna.

A todo este caos administrativo se suman los elevados índices de morosidad en la cartera de préstamos personales e hipotecarios y el incumplimiento reiterado de las resoluciones de la CNBS.

En una auditoría practicada a finales de septiembre del 2008, la CNBS encontró diferencias en la información almacenada en el computador principal de la institución con el balance contable.

En el computador principal, en préstamos personales aparecían 8,316 millones de lempiras y en el balance contable 8,129 millones, estableciendo una diferencia de 186 millones 321 mil lempiras.