México refuerza despliegue militar en frontera con Estados Unidos para contener narcos

México anunció el despliegue de "miles de efectivos" adicionales de policía y Ejército en dos estados fronterizos con Estados Unidos para contener la violencia del narcotráfico en una zona donde tres carteles disputan el control de rutas y territorios.

El gobierno anunció el aumento en las tropas destinadas para la llamada Operación Coordinada Noreste, en la que operarán de forma conjunta miles elementos del Ejército, Marina Armada, policía federal y fuerzas de seguridad estatales.

"El Operativo Noreste es un despliegue de fuerzas federales para defender a comunidades más amenazadas por el crimen en Tamaulipas y Nuevo León", explicó el presidente mexicano Felipe Calderón en su cuenta del sitio de microblogueo Twitter.

Estos distritos fronterizos con Estados Unidos son "escenario de una cruenta disputa entre los grupos criminales del Golfo, del Pacífico (cartel de Sinaloa) y de 'Los Zetas', por el control de rutas y mercados criminales en la zona", explicó de su lado Francisco Blake, secretario de Gobernación (Interior).

A la disputa del control de rutas de la droga y de inmigrantes hacia Estados Unidos se suman las pugnas entre los antiguos aliados del cartel del Golfo y 'Los Zetas', militares desertores que en la década pasada fueron reclutados por el narcotráfico.

El gobierno no precisó la cifra de nuevas tropas que serán enviadas al noreste de México y que sumarán a los más de 50.000 desplegados desde diciembre de 2006 cuando el gobierno invlucró a los militares en la lucha antidroga, dando origen a una espiral de violencia que se ha cobrado más de 28.000 muertos.

Las violentas disputas entre los carteles y las acciones desplegadas por la fuerza pública para perseguirlos ha convertido a los estados del noreste mexicano en escenarios de combates callejeros entre pistoleros y militares; explosiones de coches bomba y masacres.

La tecera ciudad de México, Monterrey capital de Nuevo León, que es sede de numerosas trasnacionales, tampoco ha escapado a esta violencia que se manifiesta particularmente con balaceras callejeras y los "narcobloqueos" - bloqueos de vías forzados por hombres armados que obligan a los conductores a abandonar los vehículos- convertidos en pan diario.

El gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, subrayó por su parte este jueves la necesidad de que se refuerce la seguridad ya que en el estado se vive un "enfrentamiento muy fuerte entre grupos organizados de delincuentes que toman las calles, las carreteras y las zonas rurales un campo de batalla".

Pocas horas después del anuncio del nuevo despliegue de tropas los cadáveres de siete personas, con huellas de tortura y mutilados, fueron localizados en un poblado de Tamaulipas.

Este jueves se registraron varios bloquéos en carreteras y avenidas de Nuevo Laredo, en la frontera son Estados Unidos, realizados por miembros del crimen organizado y militares.

Los bloqueos por parte de pistoleros se han hecho frecuentes en ciudades del norte de México, donde cierran calles con automóviles, trailers y autobuses robados, para evitar que sus líderes sean capturados.

En agosto un rancho (hacienda) de ese mismo estado fue escenario de la mayor expresión de violencia que ha vivido en México en décadas: la masacre de 72 emigrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil asesinados cuando iban hacia la frontera con Estados Unidos, en una matanza atribuida al cartel de 'Los Zetas'.

La intensificación de la violencia ha llevado a que varias pequeñas comunidades y ranchos del noreste de México se convierten en lugares fantasmas por la huida de sus habitantes ante amenazas de los cárteles.

El diario Excélsior aseguró el miércoles que al menos 500 ranchos de Tamaulipas fueron abandonados por sus propietarios al no poder pagar las "cuotas de protección", que pueden llegar, según el rotativo, hasta los 20 millones de pesos (unos 1,6 millones de dólares).

La semana pasada, un acaudalado empresario de 77 años murió en su rancho en Tamaulipas al repeler a una treintena de hombres armados, presuntamente de 'Los Zetas', que le habían advertido que tenía 24 horas para desalojarlo.

Hace dos semanas cientos de habitantes de Ciudad Mier, fronteriza con Estados Unidos, abandonaron la población por temor a las amenazas del crimen organizado.