Calderón insta a republicanos estadounidenses a proteger el clima

El presidente mexicano Felipe Calderón dijo que puede entender por qué los votantes estadounidenses se decantaron hacia el partido de la oposición durante una crisis económica, pero espera que los republicanos acepten la necesidad de proteger el clima del planeta para las "nuevas generaciones".

Espero que se den cuenta, tarde o temprano, de lo importante que es para el futuro", dijo Calderón.

Al mismo tiempo, en críticas implícitas a China, el líder mexicano habló de países más pobres que toman una posición "radical" contra cualquier compromiso vinculante para controlar sus emisiones de dióxido de carbono y otros gases industriales o agrícolas acusados de provocar el calentamiento global. México, dijo, está dispuesto a realizar ese compromiso.

Barcos de guerra mexicanos patrullaban las playas, mientras que el gobierno de Calderón, en plena lucha contra los carteles de las drogas, organizaba un cordón de seguridad alrededor del hotel de Cancún que representa la sede de negociaciones que durarán dos semanas.

Los esfuerzos diplomáticos para imponer mayores controles sobre la emisión de gases contaminantes se han visto afectados por la fricción entre los dos mayores emisores del mundo: China y Estados Unidos.

Estados Unidos rechazó unirse al resto del mundo industrializado en el Protocolo de Kioto. Los estadounidenses se quejaron de que perjudicaría su economía.

China por su parte, ha resistido la presión de Estados Unidos y otros para comprometerse a limitar el crecimiento de sus emisiones. Asegura que el país era demasiado pobre para arriesgarse a desacelerar su economía.

Calderón fue preguntado por el impacto de las elecciones estadounidenses de noviembre y cómo afectarán a los esfuerzos para superar el cambio climático. El líder mexicano dijo que es difícil comentar sobre los asuntos internos de un país vecino, pero que "la crisis económica en Estados Unidos fue un contratiempo para la calidad de vida de millones y millones de estadounidenses, y es un factor muy importante en la opinión de la gente. Puedo entender eso".

Sin embargo, los líderes políticos han de explicar mejor a su gente que una transformación a favor del clima _ pasar de combustibles fósiles contaminantes a energía renovable _ impulsaría su economía.

"Tenemos que persuadir a la gente para que vea que la vamos a ayudar a recuperar la economía, a recuperar sus puestos de trabajo y al mismo tiempo tenemos que actuar a favor de las nuevas generaciones, y probablemente ellos podrán encontrar nuevos empleos en esta nueva economía verde".

Calderón dijo que México "tiene la voluntad" de unirse a países industrializados en un nuevo tratado vinculante sobre el clima. Sin embargo, eso ha de realizarse en base a "responsabilidades comunes, pero diferenciadas", usando un lenguaje de tratado climático que significa que países más pobres no tendrían que reducir emisiones pero imponer otros controles.

Calderón, presidente de México durante los últimos cuatro años, se mostró animado durante una entrevista de 40 minutos sobre la crisis climática. Se espera que participe en la resolución de problemas sobre el tratado la semana que viene en Cancún, mientras el mundo espera que termine el estancamiento que se sufre para elaborar el nuevo documento.

El líder mexicano lamentó que países importantes estanquen el proceso para el resto de naciones y que éstas "necesitan empezar con lo que sea posible".

Por otro lado, el presidente de Venezuela Hugo Chávez, dijo el lunes que la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), va a mantener una posición crítica en Cancún respecto a las responsabilidades del mundo industrializado en cuanto al cambio climático.

"En México hemos estado en una batalla, una batalla, una batalla dura, fijando posición en torno, bueno, a las responsabilidades que debe asumir el mundo llamado desarrollado en primer lugar, que son los primeros contaminantes del planeta", dijo Chávez a la televisión estatal del país.

"Nosotros tenemos que dar el ejemplo", indicó. "Estamos amenazados por las grandes perturbaciones que el capitalismo en estos 200 años ha creado en el mundo".