Irregularidades no invalidan elección en Haití: observadores

Observadores internacionales dieron una aprobación cautelosa a las disputadas elecciones en Haití, diciendo que podrían considerarse válidas pese a "irregularidades" que generaron protestas populares y acusaciones de fraude.

Los problemas detectados incluyen manipulación de votantes, actos de violencia e intimidación, una "atmósfera tóxica" creada por acusaciones de fraude y casos de votantes que no pudieron encontrar donde sufragar, dijo la misión conjunta de observadores de la Organización de Estados Americanos y la Comunidad Caribeña.

"La misión conjunta no cree que esas irregularidades, algunas de ellas graves, necesariamente invaliden el proceso", dijo el embajador Colin Granderson, jefe de la misión conjunta, durante una conferencia de prensa en Puerto Príncipe.

La evaluación del equipo de 118 miembros, que observó las elecciones del domingo en todo Haití, trajo cierto alivio a una comunidad internacional ansiosa por ver si los comicios arrojan un gobierno legítimo y estable para la empobrecida nación caribeña, que busca recuperarse tras un devastador sismo.

Donantes extranjeros consideran esto crucial para administrar miles de millones de dólares de fondos prometidos para ayudar a la nación más pobre del hemisferio occidental a recuperarse tras el terremoto del 12 de enero que mató a más de 250.000 personas.

Una declaración de las autoridades electorales locales que indicó que la votación fue un éxito se contrapone con el malestar popular por los problemas para sufragar y una denuncia de "fraude masivo" de 12 de los 18 candidatos a presidente.

Pero el músico Michel "Sweet Micky" Martelly, uno de los favoritos que junto a otros 11 candidatos pidió el domingo que las elecciones sean anuladas, revisó su postura el lunes diciendo que él creía que los votos deben ser contados.

Otra candidata con posibilidades, la ex primera dama Mirlande Manigat, también suavizó su pedido de anulación diciendo que ella participaría de un balotaje si el recuento de votos mostraba que había sido uno de los dos candidatos más votados.

La cantidad y variedad de candidatos aumenta las probabilidades de que se necesite una segunda vuelta para definir al próximo presidente el 16 de enero.

Granderson criticó la denuncia pública de fraude como "precipitada y lamentable".

Martelly, cuyos simpatizantes han sido los más activos en las protestas del domingo contra las elecciones, explicó su cambio de posición diciendo que su candidatura se imponía en los centros electorales donde no había habido fraude.

"Quiero que el consejo electoral, el presidente (René) Préval y la comunidad internacional respeten la voz del pueblo", dijo el candidato a periodistas en Puerto Príncipe.

Martelly, cuyo pedido de un recuento de votos fue apoyado por su colega músico y estrella del hip hop Wyclef Jean, hizo un llamado a sus simpatizantes para que se mantengan en calma.

Antes de que Martelly y Manigat suavizaran sus posiciones, la denuncia conjunta de fraude por parte de los candidatos había dejado a Jude Celestin, de la coalición Inite (Unidad) del saliente Préval, virtualmente solo entre los contendientes presidenciales que defienden la legitimidad de la votación.

Celestin, Mirlande Manigat y el popular músico Michel "Sweet Micky" Martelly llevaban la ventaja entre los candidatos presidenciales, de acuerdo a sondeos de opinión.

El Consejo Electoral Provisional de Haití ha dicho que podría pasar una semana hasta anunciar resultados preliminares oficiales.

Las elecciones siguieron adelante con el apoyo sólido de Naciones Unidas pese a una epidemia de cólera de seis semanas que ha dejado unos 2.000 muertos.