Corea del Sur repite advertencia contra Corea del Norte

El ministro de Defensa, Kim Kwan-jin, quien el viernes dijo que Corea del Sur bombardearía a su vecino del norte en caso de ser provocada nuevamente, habló 11 días después de que Corea del Norte atacó con disparos de artillería a la pequeña isla surcoreana de Yeonpyeong, matando a cuatro personas.

"La provocación de nuestro enemigo aún no ha terminado", dijo Kim el el acto de su asunción del cargo.

"Si Corea del Norte vuelve a ejecutar una provocación militar apuntando a nuestro territorio y nuestros ciudadanos, necesitamos castigarlos con una reacción inmediata y poderosa hasta que se rindan completamente", dijo el flamante ministro.

En tanto, un ex comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Corea pidió por una represalia firme y "asimétrica" contra Corea del Norte en el caso de más provocaciones y a una suspensión de todo el contacto con el régimen de Pyongyang.

"La próxima vez que Corea del Norte ataque, debería haber una represalia militar asimétrica adecuadamente calculada por parte de Corea del Sur", dijo Burwell Bell, quien se retiró en el 2008, según citó la agencia de noticias Yonhap.

"Permitir que Corea del Norte ataque a Corea del Sur sin consecuencias envía un mensaje de debilidad y timidez a Kim Jong-il", agregó, refiriéndose al líder norcoreano.

Bell instó a los aliados a suspender todos los lazos con Corea del Norte a través de "sanciones económicas totales" y un abandono de las conversaciones que buscan desmantelar el programa nuclear norcoreano.