Chávez y narcotráfico financian a Daniel Ortega

El narcotráfico internacional y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, estarían financiando al gobierno del nicaragüense Daniel Ortega, de acuerdo con los últimos documentos filtrados por la organización WikiLeaks y publicados por el periódico español El País.

Según uno de los cables de comunicación entre el Departamento de Estado y la embajada de Estados Unidos en Managua, desde hace algunos años Chávez estaría enviando a Ortega “maletas llenas de dinero”.

Aunque se hace un recuento de datos que se habían dado ya con anterioridad por el Departamento de Estado en estos cables se revelan más detalles sobre la relación entre Chávez y Ortega y el vínculo con el narcotráfico.

Según uno de los documentos, Ortega habría recibido, durante la campaña de 2007, dinero a cambio de que negociara que jueces afines al sandinismo dejaran en libertad a traficantes.

En el cable número 153,018 de 2008 también se resalta que la alianza entre Ortega y Chávez a través del ALBA “finalmente ha comenzado a producir un beneficio monetario para Ortega y el FSLN”.

“Tenemos informes de primera mano de que funcionarios del Gobierno de Nicaragua reciben maletas repletas de dinero al contado de funcionarios venezolanos durante viajes oficiales a Caracas”, indica una parte del cable que fue divulgado.

Las comunicaciones entre la sede en Managua y Washington también revelan a través de “múltiples contactos” que el mandatario nicaragüense utiliza el dinero que recibe de petróleo venezolano para financiar las campañas electorales municipales de su partido FSLN y también para los Consejos del Poder Ciudadano (CPC).

Según los mismos cables Ortega habría dispuesto de hasta $500 millones para la campaña de elecciones de 2008, que fue fuertemente criticada por la comunidad internacional, luego de que se denunciara un fraude masivo.

El ex embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, también relató al Departamento de Estado que Ortega se “ha fortalecido sus vínculos con Irán y Venezuela, y ha demostrado abiertamente una simpatía” con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Tanto el Departamento de Estado como el Pentágono han manifestado en varias ocasiones su preocupación por la cercanía de Irán a América Latina.

Aunque se ha criticado que Ortega ha concentrado todos los poderes del Estado, en uno de los cables redactados por Trivelli se señala que el Ejército y la Policía Nacional son “dos de las pocas fuerzas independientes y apolíticas” en ese país. No obstante, recalca que Ortega tiene una “clara meta” de convertirlos en “órganos” del FSLN.

En otro cable secreto aseguran que “el presidente está completamente loco” y “se ha convertido en una amenaza para el país. Hasta cree que las monjas viejas están rezando para que lo asesinen”.

En otra comunicación, también escrita por el ex embajador Trivelli, la embajada de EUA hace un resumen de los supuestos delitos y abusos de poder que ha cometido Ortega, incluso durante su primera administración.

Uno de los temas que más le critica Trivelli al mandatario nicaragüense son las medidas económicas que ha tomado y además acusa a los sandinistas de proteger los intereses de los ricos “mientras los pobres sufren”.

En uno de los últimos cables que revela WikiLeaks, fechado el 25 de febrero de 2010, el actual embajador de EUA en Nicaragua, Robert Callahan, además duda del interés de Ortega y su esposa, Rosario Murillo, por mejorar las relaciones con Estados Unidos, a pesar del discurso confrontativo que había manejado en los últimos meses.

Aunque el diplomático estadounidense asegura desconocer la verdadera motivación del gobierno de Ortega, afirma que le extraña la “amable ofensiva” de Ortega y recuerda que en el pasado los esfuerzos conciliatorios del nicaragüense con EUA solo han servido para lograr un objetivo.

Callahan considera en la comunicación a Washington que las supuestas expresiones de amabilidad de Ortega y Murillo son “de corta duración y poco sinceras”.