Campesinos marchan contra el cambio climático en Cancún

Varios miles de campesinos emprendieron una kilométrica marcha hacia el lugar donde se celebra la conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático de Cancún, para exigir un "acuerdo que respete a los pueblos del mundo".

Convocados por asociaciones rurales y por la organización internacional Vía Campesina, los miles de campesinos partieron en una soleada mañana del centro de Cancún hacia un lujoso hotel, situado a más de 20 km, donde representantes de más de 190 países están reunidos hasta el viernes negociando el futuro de la lucha contra el cambio climático.

"Es urgente un acuerdo de reducción a 50% de los gases de efecto invernadero y estamos exigiendo a Estados Unidos, a Japón, a China y al G8 que cedan ante esa petición de los pueblos del mundo", dijo Rafael Alegría, de Vía Campesina de Honduras, rodeado de centenares de banderas arcoiris símbolo de la Madre Tierra y banderas verdes de los campesinos.

"Es mejor que (los negociadores de Cancún) no lleguen a ningún acuerdo a que obtengan un mal acuerdo", dijo Ash-Lee Woodard de la alianza Grass Root Global Justice de Estados Unidos.

Al son de tambores, matracas y zampoñas de viento bolivianas, cantaban "la tierra no se vende, se ama y se defiende" y enarbolaban pancartas en las que podía leerse consignas como "Soberanía Alimentaria Ya" y "Los bosques no son materias primas".

"En mí país las revoluciones se hacen con marchas, andamos, andamos muchos días para defender nuestros derechos", afirma Pablo Paniagua, de Bolivia.

La propuesta boliviana de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, organizada en Cochabamba, es el ideal de acuerdo climático para los participantes de esta marcha, un acuerdo que respete a los pobladores tradicionales y pequeños productores indígenas.

"Me da mucha vergüenza la postura que está teniendo mi país, Japón, en esta conferencia, porque lo que defendemos aquí es que los países desarrollados asuman sus responsabilidades por lo que han hecho al planeta y para salvar a la tierra", afirma Akiyo Mitsukawa, una militante del movimiento de agricultores familiares de Japón.

Desde el inicio de la conferencia, el 29 de noviembre, Japón ha dejado muy clara su negativa a firmar un segundo periodo de compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero bajo el Protocolo de Kioto, cuya primera fase expira a finales de 2012.

Bajo el lema "Miles de Cancún por la Justicia Climática", esta protesta está apoyada, según sus organizadores, por manifestaciones simultáneas en varias ciudades de México, Estados Unidos, Latinoamérica y Europa.

"Son para la gente que no puede estar aquí hoy", afirma Woodard.

Los campesinos sufren directamente el impacto del cambio climático con fenómenos extremos como los cada vez más frecuentes y violentos huracanes que devastan sus cosechas y la dramática disminución del agua en amplias regiones.