Imparables casos de dengue en el país

El enemigo mortal que se cría en el hogar no tiene piedad. El incremento de pacientes se ha vuelto insostenible en la capital.

Y es que cada día se habilitan nuevas salas, las que en horas posteriores llegan al colapso.

En el hospital Escuela y Materno Infantil no hay cupos, pues para realizar nuevos ingresos hay que esperar a que se recuperen otros pacientes.

Arnoldo Zelaya, director del hospital San Felipe, explicó que ante el incremento de pacientes se decidió habilitar nuevas áreas de atención.

En un principio se contaba con 10 camas para atención de niños, cantidad que se elevó a 20 en las últimas horas.

Para atención de pacientes adultos, el hospital había facilitado 12 cupos, los que se han incrementado a 32.

Además, ante el incremento de casos, fue necesario habilitar dos nuevas salas en el asilo de ancianos del hospital San Felipe, con capacidad para 28 enfermos.

Según Zelaya, luego de ampliar la capacidad para atención de pacientes, se solicitó al ministro de Salud, Arturo Bendaña, algunos insumos como sueros, analgésicos, plaquetas y reactivos para el laboratorio.

También se requiere de mayor número de médicos y enfermeras, unos 20 profesionales de la medicina, para poder vigilar a los enfermos debido a que requieren de un monitoreo constante.

"La labor, además, debe continuar en cada hogar, pues de esto depende que la epidemia se pueda controlar, de lo contrario los casos seguirán en ascenso", dijo el galeno.

Los pacientes que permanecen en las salas del hospital San Felipe son colocados bajo mosquiteros, con el fin de cortar la propagación de la enfermedad, ante la presencia de mosquitos en los cubículos.

Otra de las acciones que han emprendido las autoridades del San Felipe, de forma conjunta con las autoridades de la Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi), es el cambio del techo en la sala de medicina de mujeres, ya que la filtración de las lluvias impide atender pacientes en el área.

Miguel Pastor, ministro de Soptravi, expresó que se realizará el cambio de 500 metros cuadrados del techo con estructura metálica, además de otras reparaciones menores en otras salas.

El proyecto se llevará a cabo a lo largo de un mes, con una inversión de 1.3 millones de lempiras, pues también incluirá el cambio de las instalaciones eléctricas.

"Este proyecto tiene como fin contribuir con la atención y prevención del dengue, además generará empleos", dijo el funcionario al momento de visitar la sala y comprobar las condiciones deplorables en que se encuentra.

Según Marco Molinero, director del hospital Escuela, al igual se contratarán médicos y enfermeras para poder cubrir la demanda diaria de pacientes.

Las carpas habilitadas en hospital Escuela e Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) aún no son utilizadas para la atención de enfermos con dengue.

De acuerdo a las autoridades, estos espacios serán utilizados en caso de que el repunte del dengue no cese.

"Las carpas funcionarán al momento en que no tengamos un tan solo espacio, pues lo más apto es atender a los enfermos dentro del hospital", aseguró Molinero.

En las próximas horas se anunció que la apertura de la sala en Las Crucitas se ejecutará luego de que se logré adecuar el área, por lo que se comenzó a trasladar varias camillas desde el asilo de ancianos.

El costo del tratamiento de un paciente con dengue clásico, de acuerdo a los expertos, es de 7 mil lempiras en promedio, por lo que en la actualidad al multiplicar los casos reportados en el país ha representado una erogación de más de 88 millones de lempiras.

El monto del costo por paciente se incrementa en el caso del dengue hemorrágico, ya que, de acuerdo a los especialistas, el valor del tratamiento es entre 15 a 20 mil lempiras. Si se toma el valor mínimo, Salud ha invertido más de 6 millones 975 mil lempiras en la asistencia de este tipo de pacientes.

Para hoy se anunció la fumigación de 484 centros educativos, entre kínderes, escuelas de primaria e institutos de la capital, con el fin de destruir los criaderos y de esta forma evitar que los estudiantes reciban la infección del mosquito Aedes aegypti.

La actividad iniciará a partir de las 7:00 de la mañana con apoyo del personal de todos los centros de Salud y se utilizarán 48 máquinas portátiles para fumigación y 8 vehículos con máquinas de rociado intensivo.

De acuerdo al informe de Nahún Ortega, jefe del departamento de vectoriales, a la fecha se ha logrado intervenir 131 barrios y colonias de la ciudad capital.

En las visitas por colonias se ha logrado recolectar más de 1,616 toneladas de basura, desechos que en su mayoría se convierten en potenciales criaderos del vector al permanecer en solares baldíos e interior de las viviendas.

Las casas que se han logrado fumigar y a la vez abatizar suman 53,578, labor que hoy alcanza ocho días de intensos operativos, luego de que las autoridades sanitarias declararán una "guerra" contra el mosquito.

"La campaña de intervención ha resultado efectiva, labor que continuará hasta completar los 800 barrios y colonias con que cuenta la capital ya que de lo contrario el dengue seguirá en ascenso", explicó Ortega.

El registro de casos confirmados se mantiene en 12,700 casos de dengue clásico y 465 de dengue hemorrágico.

En horas de la tarde de ayer, la comisión de Certificación de Salud se reunió para someter a análisis cuatro defunciones, pero aún no presentan el informe.

Los nuevos casos de dengue clásico, según Roxana Araujo, jefe del programa de dengue, serán dados a conocer el próximo lunes debido a que el reporte nacional se recibe hasta el viernes.

La especialista, además, solicitó a la población que al momento en que los trabajadores de Salud se presenten a sus casas deben mantener las medidas de prevención con las personas que sufran de enfermedades respiratorias agudas.

"Las personas que padezcan de asma u otras complicaciones del sistema respiratorio deben permanecer fuera de la casa unos 30 minutos luego de la fumigación, para evitar que se puedan complicar", dijo la entrevistada.

Además, recomendó seguir con la eliminación de los criaderos a través de la implementación de las medidas como el aseo permanente de pilas y barriles, eliminación de bolsas y botellas plásticas y cualquier otro depósito que pueda facilitar la proliferación del vector.

De forma trimestral se necesitan de unos 35 mil kilos de abate para abastecer todo el país.

Por año, las autoridades de Salud destinan entre 12 a 14 millones de lempiras en la compra del larvicida.

En el país diez regiones sanitarias son las que más reportan la presencia del Aedes aegypti cada año: Atlántida, Comayagua, Copán, El Paraíso, Choluteca, Olancho, Santa Bárbara, Francisco Morazán, Cortés e Islas de la Bahía.