Para canciller salvadoreño, funcionarios estadounidenses cumplieron con su deber de reportar

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, expresó que la información revelada en la página web del periódico El País, de España, basada en los cables filtrados por WikiLeaks, debe ser abordada, pero enfatizó que hay que tratarla con frialdad.

De acuerdo con Martínez, los diplomáticos estadounidenses involucrados en todos los casos a escala mundial cumplieron con una de sus obligaciones: reportar la información que tienen sobre el país en el que trabajan, lo cual incluye situaciones objetivas y subjetivas que no necesariamente pueden albergar la verdad.

Según el canciller, la información filtrada podría afectar las relaciones de los países con Estados Unidos, sobre todo aquellos sobre los que han revelado lugares, operaciones y han puesto en peligro vidas humanas. “Eso es grave y condenable”, afirmó Martínez.

Además, puntualizó que hay muchos países que no han tomado de buena manera la información de los cables porque no están de acuerdo con la forma en que se han reportado las cosas.

El País reseña que el ministro Martínez y el ministerio que dirige, de Relaciones Exteriores de El Salvador, tranquilizan al Gobierno estadounidense, según los cables.

Por su parte, el ministro de Seguridad y Justicia, Manuel Melgar, se negó a opinar sobre el tema.

“Si es asunto de Gobierno, corresponde al presidente Funes opinar o decir algo al respecto si él lo estima conveniente o necesario. Si es asunto del partido, corresponde al secretario general referirse al tema, también si él lo considera conveniente o necesario”, expresó el ministro.

Melgar es señalado en los cables como una “preocupación” para el Gobierno de Estados Unidos debido a que lo vinculan con un hecho de guerra en el que fallecieron cuatro miembros de la Marina norteamericana.

En la misma línea se expresó el director de la Policía Nacional Civil, Carlos Ascencio, quien dijo que el presidente de la República es la persona idónea para responder por esta información.