Vargas Llosa recibe su Nobel

El escritor peruano nacionalizado español Mario Vargas Llosa recibió hoy de manos del rey Carlos Gustavo de Suecia la medalla y el diploma que lo acreditan como Premio Nobel de Literatura 2010, en una ceremonia celebrada en la Sala de Conciertos de Estocolmo.

"Acérquese y reciba el Premio Nobel de la Literatura de este año de la mano de su majestad el rey", lo invitó en castellano a pasar adelante Per Wasterg, presidente del Comité Nobel de la Academia Sueca.

Vargas Llosa realizó una reverencia ante el monarca sueco, quien le entregó el diploma y la medalla de oro con el rostro de Alfred Nobel, al compás de "Kijés Wedding", la pieza compuesta por el ruso Serguei Prokofiev en 1933.

El autor de "Conversación en La Catedral" saludó con una larga venia al público, entre el que estaba su familia sentada en tercera fila.

Su esposa, Patricia, a la que Vargas Llosa dedicó unas emotivas palabras el martes durante su Discurso Nobel, y sus hijos Alvaro, Gonzalo y Morgana, así como algunos de sus nietos, acompañaron al escritor durante toda la semana en Estocolmo.

"Usted ha encapsulado la historia de la sociedad del siglo XX en una burbuja de imaginación. Esta se ha mantenido flotando en el aire durante cincuenta años y todavía reluce", expuso Wastberg en el breve discurso laudatorio en lengua sueca con el que lo presentó en la Konserhuset, la imponente sala azul donde se entregan todos los años los Nobel.

Al presentar al escritor peruano que también tiene la nacionalidad española, el académico dijo que por medio de la ficción Vargas Llosa "penetra en los entresijos del poder y explora las obsesiones de sus explotadores".

Sobre la trayectoria literaria de Vargas Llosa, el representante de la Academia dijo que el escritor desde sus comienzos fue un "renovador de la novela" y lo sigue siendo hasta hoy como un literato "épico" cuya estatura traspasa Latinoamérica y cuya creación abarca todos los géneros.

"Las novelas de Vargas Llosa nunca se doblegan al dictado; son polífonas y abiertas a la interpretación, y enfatizan la diversidad de las características sociales y étnicas de América Latina", describió el académico sueco la obra del autor de "La ciudad y los perros".

Wastberg citó la novela, "El sueño del celta", en la que Vargas Llosa retrata la esclavitud en el Congo, en la época de Leopoldo II, así como "La fiesta del Chivo", en la que, dijo, "el servilismo y el despotismo son retratados con una intensidad brutal" durante la dictadura de Rafael Trujillo en la República Dominicana.

Respecto a su ideario político, el académico recordó que la política de (Fidel) Castro le transformó de marxista a liberal. Y recordó su paso por la política cuando en 1990 se presentó sin éxito como candidato a la presidencia de su país.

En el discurso enhebrado por Wastberg no faltó el perfil de Vargas Llosa como historiador, ensayista y columnista.

A la ceremonia asistieron también la ministra española, Angeles González-Sinde, su colega peruano, Juan Ossío, y Fernando de Szyszlo, enviado especial del presidente peruano, Alan García.

Su tierra natal le prepara para los siguientes días una gran bienvenida, ocasión en la que Vargas Llosa recibirá el 15 de diciembre la medalla a la Orden de las Artes y las Letras peruana, creada especialmente para la ocasión.

Lejos de las reticencias por su pasado político, Perú se ha rendido al escritor desde que se anunció el galardón. Desde que en 1990 fuera premiado el escritor mexicano Octavio Paz, las letras españolas no habían sido reconocidas por la Academia Sueca.