Bolivia prepara recurso ante La Haya contra documento de Cancún

La Cancillería boliviana preparará un recurso legal a ser presentado ante el Tribunal Internacional de La Haya en contra del documento aprobado el sábado por 193 países en la conferencia climática de Cancún, informaron fuentes diplomáticas.

"En los próximos días sería enviado el documento de La Haya", señalaron a dpa tras conocer que 193 países -excepto Bolivia- aprobaron tras largas sesiones un documento de conclusiones en Cancún.

El embajador boliviano ante Naciones Unidas, Pablo Solón, reiteró desde México por teléfono a la red estatal "Bolivia Tv" que para la aprobación de la Declaración de Cancún se cometió una arbitrariedad al no respetar el derecho de Bolivia por lo que justificó la demanda ante la Corte de La Haya.

"No se ha respetado el principio del consenso y se ha cometido un atropello muy grande violando las reglas del multilateralismo, por lo que iniciaremos las acciones legales que correspondan", agregó.

También cuestionó la creación del "Fondo Verde" que administrará, a través del Banco Mundial, unos 100.000 millones de dólares para su entrega a las naciones en desarrollo para defensa del medio ambiente.

"Los (países) industrializados pretenden movilizar esos recursos a través de créditos, inversión privada, bonos del mercado de carbono y solamente un 20 por ciento de fondos provenientes de sus arcas públicas", agregó.

Solón, un ex activista antiglobalización, reiteró que Bolivia había exigido en Cancún que los países industrializados que gasten en la defensa de la vida y el planeta la misma cantidad de dinero que invierten en la compra de armas y sistemas de defensa que "es 15 veces más que los 100.000 millones de dólares (para el Fondo Verde)".

Aunque Bolivia terminó aislada en la cumbre climática de Cancún, igual que en Copenhague en 2009, el presidente Evo Morales prometió a sus seguidores que seguirá luchando, por ahora solo, para "vivir en armonía con la Madre Tierra".

Bolivia organizó en abril en el municipio de Tiquipaya la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y la Defensa de la Tierra con la participación de unos 35,000 representantes de gobiernos, organizaciones internacionales y movimientos sociales.

Uno de los objetivos de la delegación boliviana era obtener en Cancún acuerdos para estabilizar el calentamiento del planeta en un grado centígrado como máximo, mientras las grandes potencias se inclinan por un tope de dos grados. La temperatura actual registra un calentamiento promedio de 0,8 grados centígrados, apuntó Morales.

El resultado final de Cancún son dos documentos, con apartados referidos a temas como adaptación al cambio climático, deforestación, reducción de emisiones y movilización de $100,000 millones (75,500 millones de euros) anuales a partir de 2012 para proyectos climáticos en naciones en desarrollo.

En uno de los documentos se asientan los compromisos obligatorios de reducción de emisiones de países industrializados dentro del Protocolo de Kyoto, en el otro las metas voluntarias de los demás países, inclusive Estados Unidos, que nunca quiso ratificar Kyoto.

En el Acuerdo de Copenhague, un texto negociado en paralelo por un pequeño grupo de países el año pasado, se habían hecho también compromisos de voluntarios, pero no estaban anclados en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

A futuro la idea es que se logre un único pacto global obligatorio para todos, que es lo que está en juego en la próxima conferencia, que se hará en Durban en 2011.