Otro comunicador es asesinado en Lempira

El periodista Nery Jeremías Orellana, director de una estación de radio comunitaria rural en la zona occidental de Honduras, fue muerto a tiros el jueves, informaron las autoridades.

Orellana, de 26 años, viajaba en motocicleta cuando fue interceptado por personas no identificadas y le dispararon en la cabeza. El periodista era miembro del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que agrupa a los seguidores del derrocado presidente Manuel Zelaya.

Vecinos del lugar encontraron a Orellana en el camino todavía con vida y lo llevaron a un hospital público en El Salvador donde murió.

La policía dijo en un comunicado que investigaba el hecho "de manera exhaustiva", aunque todavía no había ningún sospechoso arrestado.

Orellana dirigía la estación de radio de Joconguera del municipio de Candelaria, a unos 350 kilómetros (poco más 215 millas) al oeste de Tegucigalpa, en la provincia de Lempira que hace frontera con El Salvador.

Desde 2007 a la fecha se han registrado 22 periodistas muertos en Honduras, según el Comisionado Nacional de Derechos Humanos. Apenas tres casos han sido aclarados por la policía.

Sólo en el 2010 hubo 10 periodistas muertos, por lo que Honduras, de acuerdo a organismos de derechos humanos, se ha convertido en uno de los más peligrosos para ejercer la profesión, aunque las autoridades atribuyen los crímenes a la delincuencia común. En lo que va del año ya se registran tres asesinatos.

El gobierno del presidente Porfirio Lobo ha pedido, infructuosamente, ayuda al FBI y a España para resolver los crímenes.

La organización no gubernamental The Freedom House presentó en mayo un informe llamado "Libertad de Prensa 2011", en el que catalogó a Honduras junto con México, Cuba y Venezuela, como las naciones en donde no existe prensa libre.