Colonia limeña es declarada zona libre de pandillas

Las calles y bulevares están iluminadas y las paredes son repintadas por jóvenes y empleados de las microempresas, para borrar el grafiti de las maras.
Según las autoridades, varios negocios que habían cerrado se reinstalaron, los propietarios de muchas casas que tenían el rótulo de ‘‘se vende’’, lo han quitado.
Se adelantó la construcción de una nueva posta policial en otro sitio al final del bulevar y más céntrico.
Los nuevos mensajes en las paredes de los muros serán cristianos para propiciar un espíritu de convivencia pacífica y confianza.
Esa obra se hará próximamente en sectores conflictivos como Chamelecón, la Rivera Hernández y otros.