Cárteles sudamericanos compran aviones para volar drogas a Europa

Investigadores federales de Estados Unidos están reconstruyendo los detalles de una nueva y audaz tendencia del narcotráfico: cárteles sudamericanos compran aviones viejos, los cargan de cocaína y cruzan con ellos el Atlántico para alimentar el creciente consumode drogas en Europa.

Por lo menos tres cárteles concretaron tratos para transportar drogas por aire hasta Africa occidental yde allí a Europa, según documentos presentados ante tribunales de Estados Unidos.

Un narcotraficante afirmó que ya tenía una ruta con seis aeronaves. Otro dijo que administraba cinco.Debido a que no hay coberturade radar sobre el océano, los aviones grandes pueden cruzar el Atlántico prácticamente desapercibidos.

"El cielo es el límite", se jactó un traficante de Sierra Leona ante un informante de la agencia antidrogas estadounidense DEA, según documentos judiciales.

Completar estas nuevas rutas aéreas es una hazaña debido a las distancias implicadas y la complejidadde volar aviones grandes, dijo Scott Decker, profesor de criminología en la Universidad Estatal de Arizona que estudia los métodos de contrabando.

Un viaje desde Venezuela hasta Africa occidental es de unos cinco mil kilómetros, el triple de la distancia a Florida.

La Oficinade Naciones Unidas contra la Droga y laDelincuencia comenzó a advertir el uso de aviones transatlánticos para el narcotráfico después del 2 de noviembre de 2009, cuando fue hallado un Boeing 727 quemado en el desierto de Mali.

Los narcotraficantes habían llevado droga en el avión desde Venezuela, lo descargaron y luego incendiaron el aparato, dijeron los investigadores.

En algunos casos se han utilizado jets ejecutivos, como un Gulfstream II que aterrizó en Guinea-Bissau en 2008 y otro Gulfstream decomisado en 2007 mientras trataba de despegar de Venezuela hacia Sierra Leona.

El año pasado, una oleadade detenciones comenzó a arrojar luz sobre cómo funcionan las nuevas rutas aéreas. Los casos están siendo llevados por un tribunal federal en Nueva York debido a que se supone que parte de la cocaína fue enviada a Estados Unidos.

Las rutas largas y el tamañode los aviones tienen antecedentes en las décadasde 1970 y 1980, cuando se transportaba droga entre Colombia y algunas zonas de México cerca de la frontera con Estados Unidos, dijo Decker.

En aquel entonces, narcotraficantes como el mexicano Amado Carrillo, apodado "El Señor de los Cielos" por su operación aérea, enviaban aviones con hasta 15 toneladas de cocaína desde Colombia hasta el norte de México.

Cinco casos recientes de vuelos transatlánticos que están siendo ventilados en tribunales norteamericanos incluyen uno del cártel Valencia Arbeláez, detectado por agentes encubiertos estadounidenses,después de adquirir un avión de dos millones de dólares para hacer vuelos mensuales entre Venezuela y Guinea. El grupo afirmó que ya tenía seis aviones para vuelos entre Sudamérica y Africa occidental.

Otro de los casos implicó al colombiano Francisco González Uribe, quien fue grabado mientras tratabade comprar aviones grandes como un cuatrimotor DC-8. Otro acusado es Walid Makled García, que según los fiscales estadounidenses estuvo detrás de uno de los envíos aéreos más grandes en los últimos años: un DC-9 que aterrizó en México en 2006 con másde 12,3 toneladasde cocaína.

La decisión del presidente venezolano Hugo Chávez de romper relaciones en 2005 con la mayoríade las agenciasde la ley estadounidenses ha facilitado el envío de cocaína a la costa de Venezuela, dijo Vanda Felbab-Brown,de la Institución Brookings, con sede en Washington.

"La DEA no está allí, el ejército venezolano está haciendo dinero y gran parte del territorio simplemente no es controlado por el gobierno", aseguró.

La crisis económica mundial ha paralizado a cientos de aviones de carga, que pueden ser comprado a precios relativamente bajos. Anuncios en cibersitios como planemart.com ofrecen aviones DC-8 a precios tan bajos como 275.000 dólares.