A la fecha ya se reportan 3 niños quemados por pólvora

El menor de edad, identificado como Ninrod Martínez Martínez, un joven de 16 años procedente de Olancho fue ingresado de emergencia esta mañana al hospital Materno Infantil de Tegucigalpa, con graves quemaduras provocadas por pólvora.

De acuerdo a personal del mayor centro asistencial de Honduras, el jovencito, procedente de Olancho (este), sufrió serias laceraciones en cuatro dedos su mano derecha, a causa de la manipulación no controlada de un mortero.

El primer caso de un niño quemado por pólvora en el presente mes fue reportado el 1 de diciembre. El pequeño de nueve años, residente en la colonia Altos de la Sosa de la capital de Honduras, recibió serias quemaduras en la frente por la explosión de un cohete.

Doce días después, un segundo niño procedente de la colonia El Carrizal, también de esta ciudad, fue atendido en la Sala de Quemados del hospital Escuela con daños en los ojos.

La Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), emitió una ordenanza que prohíbe la producción, venta y uso de pólvora, y castiga con severas multas a distribuidores.

Asimismo, instruye la obligatoriedad de servicio comunitario para los padres de niños afectados por quemaduras.

Otras municipalidades del interior de Honduras también adoptaron la medida para prevenir accidentes ocasionados con la pólvora que han marcado a cientos de niños.

Al menos siete menores de edad fueron atendidos en los centros hospitalarios de Honduras durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo de 2009. Entonces, se registraron 22 amputaciones de dedos y ocho manos mutiladas.