La Fiscalía confía en que contará con evidencias para acusar al funcionario "A"

El ex gerente de Hondutel, Marcelo Chimirri, y el ex asesor legal de la estatal, Óscar Danilo Santos, deberán comparecer a juicio oral y público a defenderse de las acusaciones que les interpuso la Fiscalía contra la Corrupción.

Estos son acusados por los delitos de cohecho, fraude y abuso de autoridad en perjuicio de la administración pública.

A Chimirri y a Santos, el Juzgado Penal les dictó auto de prisión, medida que fue confirmada por los tribunales de alzada.

"Vamos a ir a juicio oral contra el señor Marcelo Chimirri y Óscar Danilo Santos, esperamos que el próximo año vayamos a debate en el juicio oral y público", afirmó el fiscal contra la Corrupción, Henry Salgado.

En la Fiscalía se está a la espera de que el Tribunal de Sentencia de Francisco Morazán fije la audiencia para la presentación de pruebas y luego se dé inicio a las audiencias de debate.

Será el Tribunal de Sentencia quien sentenciará si Chimirri y Santos son culpables o inocentes por el soborno de Latinode.

De igual forma, la Fiscalía espera que se lleve a juicio oral a los otros imputados por el caso Latinode, los ex gerentes de Hondutel Jorge Rosa y Jacobo Lagos, y el ex asesor legal Julio Daniel Flores.

Según la Fiscalía, los cinco ex funcionarios de Hondutel estarían involucrados en el soborno de 1.09 millones de dólares por Latinode, a cambio de autorizar rebaja de tarifas.

Los tribunales liberaron de responsabilidad penal a Rosa por el delito de fraude, pero le dictaron auto de prisión por cohecho. La Fiscalía interpuso el recurso de apelación por el sobreseimiento instruido por el fraude, se está a la espera de lo que resuelva la Corte de Apelaciones, dijo Salgado.

En el caso de Lagos, esta Corte lo sobreseyó por el delito de fraude, pero la Fiscalía impugnó el fallo para que fuese revocado y se reactive el auto de prisión. Ambos se defienden en libertad. "Esperamos ir a debate oral y público y lograr una sentencia condenatoria contra estas personas", manifestó Salgado.

La Fiscalía se mostró satisfecha y calificó de importante la captura de dos ejecutivos de Latinode, Jorge Granados y Manuel Cáceres, en Miami.

Salgado expuso que el Ministerio Público de Honduras y el Departamento de Justicia de EUA coordinan la investigación del caso, lo que produjo este resultado. Los fiscales estadounidenses se habían comprometido con sus homólogos hondureños a ejercer la acción penal contra norteamericanos que participaron en el soborno, explicó.

Según Salgado, con la captura de los dos ejecutivos se confirma que las acusaciones interpuestas contra cinco funcionarios hondureños tienen sustento.

"Se confirma que son ciertas las acusaciones que el Ministerio Público ha incoado en los tribunales, que hubo miembros de Latinode que sobornaron a funcionarios hondureños", indicó.

De esta forma, añadió, se están deduciendo responsabilidades al que soborna y al que recibió el dinero.

En octubre pasado el fiscal general Luis Rubí y Henry Salgado viajaron a EUA a solicitar al Departamento de Justicia una asistencia en el envío de las pruebas que restaban, las que no se remitieron por la crisis política. El MP tendría acceso a documentos a los que, por razones de investigación, no se tenía acceso.

"Esta información es importante para seguir deduciendo responsabilidades a las personas que están vinculadas", expresó.

La Fiscalía confía en que contará con evidencias para acusar a mas involucrados, entre ellos al funcionario "A".

El vicepresidente de la fundación Arcadia, Robert Carmona-Borjas, dijo que la detención de dos altos ejecutivos de Latinode, por sobornar a funcionarios de Hondutel, demuestra los hechos de corrupción de la administración del ex presidente Manuel Zelaya.

"Estos dos ejecutivos de Latinode enfrentan 19 cargos ante las autoridades estadounidenses para responder a los delitos que cometieron de sobornar a los funcionarios del ex presidente Zelaya, por lo que enfrentarán unos 20 años de prisión, de ser condenados", declaró a Radio América desde Washington.

"Hemos oído alrededor del mundo las declaraciones del ex presidente Zelaya, proclamando la inocencia de él y sus acólitos en el gobierno, no pueden tapar con un dedo los delitos de corrupción", indicó.

Agregó que eso se ve "no solamente en el caso de Hondutel, donde está demostrada la corrupción flagrante de estos funcionarios, donde está involucrado su sobrino y protegido (de Zelaya) Marcelo Chimirri".

Recordó la muerte del empresario hondureño Alejandro Laprade Rodríguez, "cuyos hechos a nosotros no nos cabe la menor duda de que puedan estar estrechamente vinculados no solamente con Marcelo Chimirri, el señor Óscar Danilo Santos, Jacobo Lagos, Jorge Rosa, sino incluso con el mismo ex presidente Zelaya", sostuvo.

"Cuando hacemos referencia a estos hechos es porque están siendo investigados por las autoridades en Honduras y se encuentran esos casos en los tribunales, y esperemos que a la larga el tiempo nos dé la razón, que efectivamente en la administración Zelaya se dieron los casos de corrupción de la historia hondureña", manifestó Carmona-Borjas.