Ataque aéreo de Estados Unidos en Afganistán deja 13 muertos

Después de un incidente con disparos, el ejército estadounidense llevó a cabo un bombardeo que tuvo como blanco las milicias y donde murieron 13 combatientes.

Las fuerzas estadounidenses realizaron un ataque aéreo al este de Afganistán contra una milicia progubernamental, con un saldo de 13 combatientes muertos, informaron a la AFP fuentes de las milicias.

El bombardeo se produjo luego de que "un elemento infiltrado" en el seno de las milicias disparó contra las tropas estadounidenses.

El hecho ocurrió el jueves durante el patrullaje de soldados estadounidenses en Achin, en la provincia de Nangarhar y bastión del grupo del Estado Islámico, detalló Hakim Khan, comandante de la milicia pro gobierno implicada en el incidente.

Después de "un incidente con disparos", el ejército estadounidense llevó a cabo un bombardeo que tuvo como blanco las milicias y donde murieron 13 combatientes, indicó Hakim Khan.

Un periodista observó el viernes el entierro de ocho combatientes de las milicias.

Por el momento la misión de apoyo de la OTAN en Afganistán no ha confirmado que hubo un ataque aéreo y se refirió más bien a un "compromiso activo en el terreno". El organismo también desmintió que hubo víctimas entre los soldados estadounidenses.

De acuerdo a dos fuentes consultadas por la AFP, Malik Amin, un representante local y un miliciano sobrevivieron al bombardeo.

Este tipo de ataque en el cual los soldados afganos usan sus armas contra sus camaradas o contra soldados occidentales es un problema recurrente para las tropas de la OTAN en Afganistán.

Según los responsables occidentales, más que un complot, la mayoría de estos ataques son el resultado de resentimientos personales o malentendidos culturales.

Un portavoz de los Talibanes reivindicó el ataque contra los soldados estadounidenses, que según dijo fue perpetrado por dos de sus infiltrados en la milicia, aseguró. De acuerdo a su versión, 16 militares de Estados Unidos murieron.

Fuerzas estadounidenses y afganas relizan operaciones contra el Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, fronteriza con Pakistán.

Fuente El Nuevo Diario.