Aumenta criminalidad en México bajo gestión de Peña Nieto

Durante el gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, la tasa de homicidios y secuestros alcanzó una cifra récord, aseguran analistas.

Según cifras oficiales ofrecidas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública de México, durante la gestión del presidente Enrique Peña Nieto se estableció un nuevo récord de casos de secuestro en el país azteca.

En los últimos cuatro años y diez meses se incrementó el número de secuestros reportados, con un registro de 6.235 casos, 1.280 más que los reportados en igual período del Gobierno de Felipe Calderón. Además, a este flagelo se suma el alarmante número de homicidios, con 2.371 casos en pasado octubre.

Para el director del instituto mexicano Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, ambos delitos constituyen una nueva marca al final del sexenio de Peña Nieto.

"Creo que vamos a seguir teniendo problemas importantes en esta materia en lo que resta del sexenio, porque no hemos visto un cambio en la estrategia de seguridad que nos haga pensar que vamos a tener un mayor control del territorio", aseguró.

Para InSight Crime, centro especializado en el estudio del crimen organizado en América Latina y el Caribe, la creación de la Coordinadora Nacional Antisecuestros (Conase) en 2014, y la inversión durante este año de más de dos mil millones de pesos (equivalente a 120 millones de dólares), no dieron los resultados esperados para la reducción de la violencia.

Consideró el centro de investigación que, por el contrario, a pesar del golpe que significó para el crimen organizado la detención de importantes narcotraficantes y la atomización de los grandes carteles como el de Sinaloa, La Familia Michoacana y Los Zetas, pocos avances hay en materia de la seguridad ciudadana.

La desintegración de estas redes criminales llevó a varios de sus integrantes a dedicarse a delitos locales, como extorsiones, secuestros, microtráfico, robos y homicidios, aseguró el centro.

México alberga las organizaciones criminales más grandes, sofisticadas y violentas del hemisferio. Sus redes, de acuerdo con InSight Crime, se extienden hasta Argentina, Canadá y Europa.

Con información de Telesur.