Cafetaleros del oriente y occidente visualizan panorama difícil para el rubro

Dos mil diecisiete fue difícil, puesto que las acciones de presión política ahuyentaron la contratación de mano de obra con el riesgo de que el fruto no pueda ser cortado a tiempo y llegue a su estado de maduración antes de ser colocado en los mercados.

Preocupantes son las perspectivas de producción y comercialización de café, uno de los sectores más golpeados por la crisis postelectoral.

Dos mil diecisiete fue difícil, puesto que las acciones de presión política ahuyentaron la contratación de mano de obra con el riesgo de que el fruto no pueda ser cortado a tiempo y llegue a su estado de maduración antes de ser colocado en los mercados.

Las condiciones climáticas también influyeron en el deterioro de las vías de acceso a las zonas cafetaleras, sin dejar de lado otro hecho: Los productores incrementaron su endeudamiento.

Ello se debe a que las instituciones bancarias han establecido restricciones para la colocación de líneas de crédito en apoyo a quienes se dedican al cultivo de café.

Para el productor de la zona oriental, Mario Segura, el sector café está en un debate de subsistencia, dado que atraviesa por una de las peores situaciones en los últimos diez años, agravada por el precio internacional que ha pasado de 140 a 120 dólares.

Segura ilustró más adelante: Sólo para citar un ejemplo, El Paraíso reporta una caída del 30 por ciento en la actividad cafetalera, de tal manera que muchos exportadores han tenido que reprogramar el cumplimiento de sus contratos para próximas posiciones en el exterior.

Omar Rodríguez, representante de los productores del sector occidental, relató que ellos también enfrentan situaciones desfavorables, aunque en los departamentos de esa parte del país las protestas políticas no tuvieron el revestimiento violento de otras zonas.

De todas maneras, las dificultades para la cobertura del trabajo de corte del café son vivas, señaló el productor entrevistado por HRN al confiar que han tenido que traer obreros de Guatemala para sacar adelante los trabajos de transporte y comercialización del fruto.