Campesinos de Guatemala bloquean carreteras para pedir renuncia de Morales

Codeca había convocado para el martes y el miércoles, un paro a nivel nacional junto a otros sindicatos, grupos comunitarios y organizaciones sociales para pedir la renuncia de Morales, su gabinete y los 158 congresistas.

Varios grupos de campesinos empezaron el martes 7 de noviembre a bloquear diferentes carreteras del país como parte de un paro nacional campesino para pedir la renuncia del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, de todo su equipo de Gobierno y de los 158 parlamentarios.

La Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial) indicó que se registraron bloqueos en 17 puntos de las carreteras del país, entre los que destacan la ruta al Atlántico, el kilómetro 130 de Río Hondo (Zacapa), el kilómetro 245 de La Ruidosa (Izabal), la ruta CA-2 Occidente, el kilómetro 178 de El Zarco (Retalhuleu), ruta a El Salvador y el kilómetro El Boquerón (Santa Rosa).

Más tarde, pasado el medio día, la Policía Nacional Civil (PNC) informó de la liberación de 11 puntos bloqueados por el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) de Guatemala.

Codeca había convocado para el martes y el miércoles, un paro a nivel nacional junto a otros sindicatos, grupos comunitarios y organizaciones sociales para pedir la renuncia de Morales, su gabinete y los 158 congresistas.

Además de las renuncias, Codeca pide que el Ministerio Público (MP-Fiscalía) “agilice la persecución penal de los corruptos” y que, junto a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) “sigan desarticulando todas las estructuras criminales que están atrincheradas en el Estado”.

El Comité también exige “que cese la persecución” en contra de “líderes sociales y comunitarios y defensores de derechos humanos de los pueblos”, quienes, se quejaron, “han sido perseguidos sistemáticamente en los últimos años”.

En la ciudad de Guatemala, un grupo de 45 campesinos de los departamentos de Alta Verapaz (norte) y de Izabal (nororiente) se posicionó frente a diversas oficinas estatales, como el Congreso y otras dependencias, para “sumarse al llamado de Codeca”.

Uno de sus representantes, el agricultor Abner Pérez, oriundo de Cobán, Alta Verapaz, comentó a Efe que estaban en la capital para “pedir que se suspendan los desalojos en dichos departamentos”, los cuales fueron efectuados la semana pasada por la fuerza pública, a lo que preguntó “¿por qué no mejor desalojan a los diputados?”, mientras sus colegas coreaban consignas.

Pérez señaló que el Gobierno “no persigue la corrupción enquistada en el Estado”, lo cual le parece “incoherente”.

Por su parte, la Cámara de la Industria de Guatemala (CIG) condenó las “pérdidas millonarias” en la actividad productiva ante los distintos bloqueos en el país y calificó de “impacto negativo” las acciones que impiden la libre locomoción y producen violaciones de los derechos humanos, lo cual afecta “directamente a la población trabajadora”.

En un comunicado que difundió a la prensa, la CIG exigió que se inicien “acciones legales” en contra de “los responsables de estos bloqueos”, los cuales, añade, “únicamente generan más pobreza para los guatemaltecos”.

Los campesinos organizados y otros entes de la sociedad civil han convocado varios paros de labores y bloqueos este año con demandas diversas, como la nacionalización de la energía o el fin de la corrupción, ésta última una lacra que ha salpicado al actual Gobierno.

Ante el anuncio de Codeca de llevar a cabo un paro nacional, el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) presentó un memorial ante la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) para pedir que se respete el derecho a la libre locomoción.

La PDH dijo que estará presente en los bloqueos para velar que se respeten todos los derechos.

con información de El Nuevo Herald