Casi 60 heridos en una semana de protesta indígena en Colombia

Las comunidades reclaman el cumplimiento de los acuerdos de paz suscritos entre el gobierno y la FARC, el partido político surgido del desarme de la guerrilla comunista, y que prevén mayor inversión social en las zonas castigadas por décadas de conflicto armado.

Al menos 58 heridos, en su mayoría policías, deja la protesta indígena que desde comienzo de semana desata choques en varios puntos de Colombia, y afecta con bloqueos la vía que conecta con Ecuador, según autoridades.

Las comunidades reclaman el cumplimiento de los acuerdos de paz suscritos entre el gobierno y la FARC, el partido político surgido del desarme de la guerrilla comunista, y que prevén mayor inversión social en las zonas castigadas por décadas de conflicto armado.

Naciones Unidas y Colombia firman acuerdo para luchar contra cultivo de coca
Los indígenas, que también reprochan al gobierno el irrespeto a la autonomía de sus territorios, comenzaron desde el lunes a concentrarse en varios departamentos del país.

Hasta el viernes la llamada minga nacional (movilización) arroja decenas de lesionados en choques con la policía y el ejército.

"Tenemos hasta el momento 49 miembros de la fuerza pública lesionados, algunos de ellos graves, en cuidados intensivos", declaró a la prensa el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

También hay nueve heridos entre los manifestantes, tres de ellos "manipulando explosivos", agregó.

Sin embargo la Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, un colectivo que reúne a las comunidades, informó en un comunicado que son 21 los heridos por la "represión desmedida" de la policía antidisturbios.

FARC lanza candidatura presidencial de exjefe guerrillero Timochenko​
- Retenciones -

La protesta, de carácter indefinido según sus organizadores, se cumple con mayor intensidad en zonas de Cauca, Caldas, Valle del Cauca, Nariño y Risaralda, donde el jueves los manifestantes liberaron a 17 policías que habían retenido un día antes.

Este viernes la policía dijo que otros cuatro uniformados están en poder de los indígenas en Cauca.

La manifestación también ha derivado en el bloqueo temporal de la Vía Panamericana, que une a Colombia y Ecuador, donde han sido atravesados camiones y árboles.

Con piedras y palos, los indígenas están en las vías reclamando diálogo directo con el presidente Juan Manuel Santos, mientras la policía intenta despejar el tráfico. El ministro Villegas denunció que la fuerza pública ha sido atacada con armas de fuego.

Los comuneros, por su parte, aseguran que los uniformados los han atacado con armas letales, bombas de aturdimiento y "gases tóxicos".

Lo que estamos pidiendo "es la instalación de la mesa nacional de negociación (...) No entendemos por qué el gobierno se rehúsa a negociar con los indígenas", señaló Luis Fernando Arias, directivo de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), a la emisora RCN.

La protesta indígena eleva la tensión social, principalmente en el sur del país donde el gobierno, bajo presión de Estados Unidos, intenta avanzar en la eliminación concertada o forzosa de narcocultivos ante el aumento de esos plantíos en 2016, cuando el país alcanzó el récord de 146.000 hectáreas sembradas con hoja de coca.

Los campesinos alegan la falta de alternativas para cambiar de actividad, pero el gobierno denuncia la presión de grupos armados dedicados al narcotráfico.

Los indígenas representan el 3,4% de los 48 millones de colombianos, según estadísticas oficiales, y son junto con los negros la población más azotada por la violencia y la pobreza.