Con 685 bodas gratis cerró este año la AMDC

La intención de poner en marcha este programa es promover y fortalecer la unidad familiar de los hondureños, en especial en la población del Distrito Central.

La Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) cerró el programa Bodas Gratis de este año con el matrimonio civil de 685 parejas, de las que 221 se dieron el “sí” en la primera quincena de diciembre.

En los cuatro años de administración del alcalde municipal, Nasry “Tito” Asfura, el beneficio de las bodas gratuitas se extendió un mes más, es decir, la primera quincena de febrero, Mes del Amor y la Amistad, y diciembre, previo a las fiestas de Navidad y fin de año, pues desde su inicio en 2006 esta iniciativa solo se desarrollaba en agosto.

La intención de poner en marcha este programa es promover y fortalecer la unidad familiar de los hondureños, en especial en la población del Distrito Central.

En los cuatro años de la presente gestión local fueron beneficiadas más de dos mil 400 parejas que unieron sus vidas por la vía civil “y eso nos llena de mucha satisfacción porque sabemos que la familia es el núcleo de la sociedad”, aseguró el vicealcalde del Distrito Central, Juan Carlos García, quien presidió la última ceremonia.

Con el agregado de un mes más que se hizo a esta prerrogativa “nos vamos muy complacidos de haber fortalecido con este tipo de eventos solemnes, que representan la unión familiar a través de las bodas gratis”, refirió.

Reconoció que no hay matrimonio que nunca discuta, pero si la discusión se hace con respeto, amor y perdón, se puede tener éxito en la relación.

“Hemos visto parejas, a lo largo de estos cuatro años, de más de 30 años de convivir en unión de hecho, hasta con nietos, que han venido a este recinto municipal a dar el sí y a fortalecer la familia que es lo andamos buscando”, apuntó.

Los enlaces nupciales gratuitos serán retomados los primeros quince días de febrero del próximo año, con la incorporación de nuevos miembros de la Corporación Municipal.

En cada ceremonia los contrayentes reciben la bendición de parte de un sacerdote o pastor evangélico, previo a los actos en que se les da conocer sus deberes y derechos como esposos, el brindis por la felicidad de los desposados y la entrega de anillos matrimoniales.

Las parejas que se casan bajo este esta iniciativa se ahorran el costo económico de la boleta que extiende el Departamento de Matrimonios de la municipalidad.