Concurso para plazas docentes va, pese a reclamos de dirigentes magisteriales

En diversos sectores de opinión pública, se impone el criterio que los concursos para espacios laborales en el sistema educativo deben regirse por la transparencia, pues en el pasado lo que existió fue un tráfico en la adjudicación de los mismos.

El concurso para plazas docentes va contra viento y marea.

Así lo han advertido las autoridades de la Secretaría de Educación, en referencia a los planteamientos de algunos sectores como el Consejo Nacional Anticorrupción, cuyos directivos han solicitado que el proceso sea suspendido, debido a las múltiples irregularidades que manchan su transparencia.

De su lado, los dirigentes magisteriales exigen que sean revisados los criterios de inscripción de los maestros que aspiran a una plaza en el sistema de enseñanza estatal.

Aseguran que es violatoria de sus derechos la disposición que señala que solamente pueden participar quienes tengan una formación a nivel universitario.

La ley claramente dice que dicho requisito es aplicado para los concursos que se lleven a efecto a partir de 2018 y no para las evaluaciones efectuadas antes, arguyó Andrés Martínez, miembro de la Junta Nacional de Selección.

Adicionalmente, Martínez acusó que el actual proceso para adjudicar más de siete mil plazas está viciado, porque ni siquiera se conoce la metodología empleada para examinar a los docentes; tampoco los pasos señalados para la recepción de documentos ni mucho menos la estrategia del concurso en su totalidad, finalizó el entrevistado.

En diversos sectores de opinión pública, se impone el criterio que los concursos para espacios laborales en el sistema educativo deben regirse por la transparencia, pues en el pasado lo que existió fue un tráfico en la adjudicación de los mismos.