En 0.2% se reducirá presión tributaria este año

En una década, los ingresos tributarios se elevaron en 167 por ciento. Las obligaciones con el fisco han sido cada vez más intensas y los paquetes fiscales más severos.

Las proyecciones fiscales de este año señalan que la presión tributaria llegará a 17.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), un tanto menor a 17.8 por ciento reportado en 2016.

Aún así, Honduras se situará como uno de los países con la presión tributaria más alta del área centroamericana, definido este indicador como aquella relación entre los ingresos por impuestos y el PIB y que mide la intensidad con la que los contribuyentes son cargados con impuestos.

Informes de la Secretaría de Finanzas apuntan que la presión tributaria de 2017 será de 17.6 por ciento, calculado sobre una meta de captación de tributos superiores a 90 mil millones de lempiras y un Producto Interno Bruto de un poco más de 500,000 millones.

El año pasado, el índice fue de 17.8 por ciento que resultó de una proyección de pago de impuestos de más de 84,000 millones de lempiras.

Entre 2006 y 2016, la presión tributaria se mantuvo en crecimiento sostenido. Pasó de 15.3 a 17.8 por ciento del Producto Interno Bruto, una elevación de 2.5 por ciento.

En este mismo período, el pago de impuestos se movió de 31 mil 500 millones de lempiras a una cifra redondeada de 84 mil 300 millones, una subida de casi 53 mil millones de lempiras.

En una década, los ingresos tributarios se elevaron en 167 por ciento. Las obligaciones con el fisco han sido cada vez más intensas y los paquetes fiscales más severos.

Este comportamiento ha llevado a los especialistas a afirmar que en el país existe un duro castigo a través de la creación de impuestos o la ampliación de los vigentes.

Los expertos de organismos independientes nacionales y regionales son del parecer que el asunto crítico para Honduras está en procurar una buena dinámica, justicia y equidad en la distribución de los recursos tributarios.

Los cuestionamientos giran alrededor de un elemento puntual: El 70 por ciento de la estructura tributaria son impuestos indirectos que paga la mayor parte de la población, pero hay sectores de poder económico y vínculos políticos que pugnan por permanecer a la sombrilla a las exoneraciones y otros beneficios fiscales.