En un 10% se espera que crezca la exportación agrícola en 2017

En comparación con 2015, el período anterior finalizó con un incremento entre el seis y el ocho por ciento en el volumen de divisas generadas por la comercialización de rubros hondureños.

Con fundamento en los resultados del año pasado y a partir de los precios en internacionales, se espera que las exportaciones de productos agrícolas alcancen tres mil millones de dólares al cierre de 2017.

En comparación con 2015, el período anterior finalizó con un incremento entre el seis y el ocho por ciento en el volumen de divisas generadas por la comercialización de rubros hondureños.

Los productores nacionales proyectan que en el presente ciclo pueden explorar con buen suceso otros mercados para su oferta de bienes tradicionales y no convencionales.

Primordialmente, aspiran a extender la lista de sus compradores en Asia y Europa, además de fortalecer sus principales nichos en Los Estados Unidos y en la misma región centroamericana.

Durante el período octubre 2016 y enero 2017, las exportaciones de café rozan el millón de quintales, señala el balance de los sectores vinculados con la actividad.

Este volumen de ventas en el mercado internacional ha dejado al país divisas por alrededor de 150 millones de dólares y la expectativa de cosecha al término del ciclo de más de nueve millones de quintales.

En el renglón del arroz, el rendimiento en el más reciente período ha superado el millón y medio de quintales del grano, según lo indicado por fuentes vinculadas.

Y la exportación de frutas ha representado para el país ingresos por alrededor de 620 millones de dólares, más de 14,000 millones de lempiras. Solamente el banano dejó cerca de 500 millones de dólares.

La exportación de aceite de palma africana se mantiene en franco crecimiento y en lo que toca a las hortalizas, raíces y tubérculos, se prevé un alza en su exportación entre el ocho y el diez por ciento.

Si se toman en cuenta los productos agroindustriales y los servicios vinculados con la agroalimentación, el aporte del sector agrícola hondureño al Producto Interno Bruto (PIB), ronda el 40 por ciento.

Como es bien sabido, el mayor peso lo ejercen el café, las hortalizas, las legumbres, los granos básicos, el banano y los cultivos agroindustriales. En El Salvador, la agroindustria en combinación con el sector primario aportan alrededor del 25 por ciento a la producción nacional de ese país.

En el caso de Guatemala, el renglón agrícola representa casi del 15 por ciento del Producto Interno Bruto y la mitad de la fuerza laboral con un especial empuje de las exportaciones de café, azúcar y banano.

Vale apuntar que la producción agrícola guatemalteca contribuye con el 61 por ciento de las divisas por exportaciones, además de que tiene abiertas oportunidades laborales para cerca de dos millones de personas.

Nicaragua también tiene un fuerte apoyo de su economía en la agricultura, ya que tiene un peso de aproximadamente el 18 por ciento sobre el Producto Interno Bruto.