España emitió orden de detención contra Carles Puigdemont

"Acabo de recibir un mensaje de mi cliente de que efectivamente se emitió (una orden) contra el presidente y otros cuatro ministros que están en Bélgica", dijo el letrado.

Cesado la semana pasada de sus funciones por el gobierno central español, Carles Puigdemont huyó a Bruselas y desoyó una convocatoria de la justicia de su país, según su abogado, apelará una eventual orden de extradición.

"Acabo de recibir un mensaje de mi cliente de que efectivamente se emitió (una orden) contra el presidente y otros cuatro ministros que están en Bélgica", dijo el letrado. "En términos prácticos significa que la justicia española presentará la solicitud de extradición a los fiscales federales en Bruselas", agregó.

Interrogado acerca de si Puigdemont permanecerá en Bélgica, Bekaert respondió: "Por supuesto. Prometió cooperar plenamente con las autoridades belgas".

Bekaert indicó que si la solicitud de extradición es aprobada por un juez belga, su cliente apelará la decisión.

En el último episodio de la peor crisis política en España de las últimas décadas, la jueza Carmen Lamela ordenó este jueves la detención del vicepresidente regional Oriol Junqueras y de otros siete miembros del gabinete de Puigdemont, acusados de sedición, rebelión y malversación de fondos públicos.

Desde Bélgica, y a través de las redes sociales y con un vídeo remitido a la televisión regional catalana, Puigdemont condenó la prisión preventiva impuesta contra más de la mitad de su antiguo Ejecutivo.

"El legítimo gobierno de Cataluña encarcelado por sus ideas y por haber sido leales al mandato aprobado por el Parlamento de Cataluña", escribió Puigdemont en un mensaje en la red social Twitter.

El expresidente catalán, que debía declarar este jueves en Madrid ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, arremetió también contra "el clan furioso del 155" que según él desea la prisión de los miembros del que fuera su gobierno hasta el 27 de octubre.

Comisión Europea
La Comisión Europea consideró este viernes que una posible orden de detención contra el destituido presidente catalán Carles Puigdemont y la encarcelación de varios miembros de su gobierno competen "completamente" a las autoridades judiciales.

"Es un asunto completamente para las autoridades judiciales, cuya independencia respetamos plenamente", declaró una portavoz de la Comisión, Annika Breidthardt, interrogada sobre la situación en Cataluña en su encuentro diario con la prensa.