Honduras, quinto país en el mundo y primero en Centroamérica en dar paso a Zonas de Empleo

Los cambios positivos que muestra el país en materia económica en los últimos años abren paso para proponer cambios históricos, para convertir a Honduras en una zona del empleabilidad

Honduras se convertirá en el quinto país en el mundo y el primero en Centroamérica en poner en práctica las Zonas de Empleo, un modelo económico cuyo objetivo es promover inversión extranjera y repotenciar la economía de la región bajo reglas altamente competitivas y estables, en un ambiente de transparencia, de estabilidad jurídica y ciudadana.

Emiratos Árabes Unidos, China, Corea de Sur e Irlanda son ejemplos importantes de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico que han logrado cumplir con el propósito con que fueron creados.

Honduras será la quinta nación en el mundo en promover inversiones mediante paquetes de incentivos del modelo Zona de Empleo y Desarrollo Económico. En Centroamérica, el país se convertirá en el primero en ejecutar esta apuesta.

El objetivo del presidente Juan Orlando Hernández, al poner en práctica este modelo económico, es acelerar el crecimiento económico, a través de la atracción de inversiones de empresas internacionales que buscan nuevos mercados.

Los cambios positivos que muestra el país en materia económica en los últimos años abren paso para proponer cambios históricos, para convertir a Honduras en una zona del empleabilidad y desarrollo a gran escala.

Tras cuatro años de intenso trabajo, Honduras cuenta con una infraestructura de primer mundo, un marco jurídico atractivo con reglas claras y una estabilidad macroeconómica que es avalada por organismos internacionales como las calificadoras de riesgo Moody´s y Standard & Poor’s..

Las Zonas de Empleo se rigen bajo los preceptos de la Constitución de la República, con un régimen jurídico especial, dirigido a generar espacios laborales, acumular y potenciar el capital humano, atraer nuevas inversiones y oportunidades para crear emprendimiento.

Estos modelos de desarrollo económico se destacan por ser áreas geográficas con garantías y beneficios para el desarrollo del comercio, con ventajas fiscales y laborales e independencia de poderes, que se rigen bajo las leyes del país donde se ubican.

Si bien el incentivo fiscal es uno de los atractivos de estos modelos, el secretario ejecutivo del Consejo de Ministros, Ebal Díaz, indicó que tanto personas naturales como jurídicas pagarán impuesto de renta no mayor del 12% y 16%, impuestos sobre valor agregado de por ciento , así como impuestos de propiedad de tierra en desuso.

De igual manera se pagarán impuestos de bienes inmuebles e impuesto de tasa única cuyo porcentaje será fijado por la Zona de Empleo. “Aquí no hay exención fiscal, aquí se pagan impuestos; está claramente definido que no es un régimen de exoneraciones fiscales”, aseguró el funcionario.

De hecho los impuestos que se capten de las Zonas de Empleo servirán para fortalecer el Poder Judicial, fondo de proyectos a nivel comunitario y departamental, proyectos de desarrollo, infraestructura, seguridad y de carácter social, fondo para el desarrollo de proyectos municipales y defensa de la soberanía mediante el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas de Honduras.