Honduras, un paraíso natural para hacer ecoturismo

Honduras es un destino repleto de zonas naturales por visitar, pero otras tantas que no han visto el paso del hombre desde hace siglos, como son muchas regiones de bosques vírgenes y áreas maravillosas que se mantienen al margen del mundo civilizado (o habitado, hoy en día).

Para los amantes de la naturaleza, y los que estén buscando destinos distintos, exóticos y exuberantes de vida, entonces Honduras, en los más bonito de América Central, puede ser una muy buena elección. Con más de 400 especies de aves y cientos de vegetales, visitar este país puede ser una experiencia para no olvidar.

Honduras es un destino repleto de zonas naturales por visitar, pero otras tantas que no han visto el paso del hombre desde hace siglos, como son muchas regiones de bosques vírgenes y áreas maravillosas que se mantienen al margen del mundo civilizado (o habitado, hoy en día).

Entre estas regiones se encuentra la Reserva del Río Plátano, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que está casi inexplorada por el ojo humano. Casi el 25 por ciento de la superficie de este país latinoamericano se trata de áreas protegidas, y su biodiversidad es tal que en sólo unos pocos kilómetros podríamos encontrar casi la totalidad de especies de aves que, por caso, en los Estados Unidos.

Lo cierto es que se trata de un destino más que ideal para hacer ecoturismo y el entrar en contacto con la naturaleza es algo muy fácil aquí, en donde se podrán encontrar desde las más verdes colinas y exuberantes bosques, hasta montañas coloridas y de los fondos marinos más habitados que puedas imaginar.

El nadar o bucear por sus mares será casi como estar viendo un programa documental de los mejores, sólo que en vivo y en directo: cientos de peces de colores se harán presentes, en una de las barreras coralinas más grandes de todo el continente, y a sólo unos pocos kilómetros de la costa.

La biodiversidad de Honduras se cuenta en una armonía de ambientes y paisajes impensados, en monos, venados y perezosos, entre otros animales que habitan estas prodigiosas tierras, con más de 7.500 especies de flora y fauna, acuarios y viveros, y un sinfín de escenarios tan bellos como únicos.

Entre las reservas ecológicas que atesora Honduras, destacan el Parque Nacional Azul Meambar, entre los departamentos de Cortés y Comayagua, Celaque, un gran parque que se ubica en su mayor parte en Lempira, y que alberga uno de los bosques nublados más increíbles del país, o Cuero y Salado, refugio de vida silvestre de primer nivel en el país, donde conviven colonias de monos aulladores y cara blanca, entre otros animales.

La Tigra, por su parte, es otro parque nacional, localizado en el departamento de Francisco Moraz N., y está conformado por otro bosque nuboso de 2.270 metros de altura. Cuenta con dos centros educativos, y cantidad de senderos por recorrer. Finalmente, Pico Bonito es otra zona montañosa que habrá que conocer para tener, de algún modo, como un inventario de todas las bellezas naturales con las que cuenta Honduras, un país de tanto atractivo que bien puede estar a un mismo nivel de calidad y belleza que muchas de las islas exclusivas del mundo.