La Fortaleza de San Fernando en Omoa un lugar lleno de atractivos historicos

La Fortaleza de San Fernando es uno de los íconos más famosos de Honduras y la fortaleza española más grande en América Central. Ubicada en Omoa, en la costa norte, esta enorme estructura de piedra ha permanecido en el país prácticamente durante tres siglos.

Construida originalmente para proteger a Omoa de los piratas, esta enorme fortaleza de piedra española es, hoy día, una de las estructuras más emblemáticas de Honduras.

La Fortaleza de San Fernando es uno de los íconos más famosos de Honduras y la fortaleza española más grande en América Central. Ubicada en Omoa, en la costa norte, esta enorme estructura de piedra ha permanecido en el país prácticamente durante tres siglos.

En un principio, la fortaleza fue construida para proteger la costa de los piratas, quienes atacaban la región con barcos que cargaban plata con rumbo a España. Sin embargo, cuando terminó de construirse la fortaleza, los piratas ya no eran una amenaza. La Fortaleza de San Fernando, en la actualidad, consta de dos fuertes ubicados muy cerca el uno del otro. Fueron construidos por los españoles entre 1752 y 1775.

Hoy día, podrás ver ambas estructuras con un estado de preservación distinto.

Tras la independencia de Honduras, que tuvo lugar en 1821, el gobierno local tomó la fortaleza. Fue utilizada como prisión hasta 1959. En la actualidad, es administrada por el Instituto Hondureño de Antropología e Historia, y se trata de un monumento nacional abierto al público.

Recorre la fortaleza y los terrenos circundantes, que cubren 4400 metros cuadrados (5262 yardas cuadradas). Al ingresar en la fortaleza, observa el Escudo Real de España, muy bien conservado. Camina más allá de los jardines, con su tonalidad verde, y los muros solemnes de piedra, e imagina cómo sería el tiempo en que los piratas atacaban el Caribe. Los muros de la fortaleza están hechos a base de coral y piedra caliza, y son muy atractivos.