Ley contra el odio de Honduras tiene inspiración en iniciativa presentada por Correa en Ecuador

En Honduras la cifra de personas que tiene acceso a la Internet corresponde al 36 por ciento de la población; es decir, más de tres millones.

Comenzó a ser discutido el proyecto destinado a regular el contenido de la internet y de las redes sociales, cuando genere odio y discriminación.

La iniciativa ha creado muchos anti-cuerpos, dado que ha sido catalogada como una acción que violenta la libertad de expresión, además de ser calificada como una "quimera" y una inspiración de legislaciones de América del Sur.

El contenido de la propuesta tiene mucha semejanza con las restricciones impuestas por el régimen venezolano de Nicolás Maduro. También es una copia al carbón de la iniciativa enviada por el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, en mayo de 2017, sólo un día antes de abandonar su cargo.

La polémica ley ecuatoriana para regular los actos de odio y discriminación tiene diez artículos con un ámbito de aplicación dirigido a las empresas proveedoras de servicios que funcionan a través de comunicaciones telemáticas, plataformas de internet o tecnologías de esa naturaleza.

La normativa obliga a los proveedores de servicios de redes sociales a elaborar y entregar al Ministerio de Justicia un informe trimestral sobre la gestión de los reclamos o reportes sobre contenido ilegal que presenten los usuarios.

Además, deben establecer un procedimiento para solventar las denuncias relacionadas con textos inapropiados, un proceso que incluye la eliminación, bloqueo e incluso supresión cualquier contenido.

La propuesta ecuatoriana contempla la imposición multas entre los cien y los mil salarios mínimos, correspondientes a una variación entre 37,500 y 375,000 dólares a las empresas proveedoras de servicios de redes sociales.

En aquel país de América del Sur, se calcula en 11 millones el número de cuentas de Facebook, un millón de Instagram y 700,000 usuarios de Twitter.

En el caso de Honduras, un estudio del año anterior apunta que la cifra de personas que tiene acceso a la Internet corresponde al 36 por ciento de la población; es decir, más de tres millones.

El porcentaje de hondureños que navegan por la enorme pista de información es similar a la registrada en Nicaragua, pero menor a la cobertura que existe en Costa Rica, con 87 por ciento; en Panamá, con 70 por ciento; y en El Salvador, con 55 por ciento.

La Comisión de Dictamen del proyecto para censurar o bloquear los contenidos de las redes sociales que motivan el odio y la discriminación han realizado un trabajo de consenso alrededor de dicha iniciativa.

Pero son más los sectores que adversan la propuesta por las confusiones que ha creado y sus vacíos de contenido. El nombre de la propuesta ha sido cambiado. Ahora es conocida como "Estrategia de Ciberseguridad y Prevención de Odio y Discriminación a través de la Internet y de las Redes Sociales".