Más de 3,000 reclusos participaron en programas educativos durante el 2017

Informes del Instituto Nacional Penitenciario (INP), indican que el año pasado un total de 2007 internos continuaron con sus procesos de educación, (1,329) en primaria, (551) de cicló común o de séptimo a noveno grado y (127) estudian su bachillerato.

Un total de 3,153 personas privadas de libertad participaron en los programas educativos impartidos en los diferentes establecimientos carcelarios del país durante el 2017.

Informes del Instituto Nacional Penitenciario (INP), indican que el año pasado un total de 2007 internos continuaron con sus procesos de educación, (1,329) en primaria, (551) de cicló común o de séptimo a noveno grado y (127) estudian su bachillerato.

Asimismo, en los 19 cursos impartidos por el Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), se inscribieron 1,146 de los cuales 760 fueron hombres y 386 mujeres. De las 3,153 personas privadas de libertad que participaron en los programas educativos, 518 fueron mujeres y 2,635 hombres.

Entre los cursos recibidos por los internos están: autoestima, trabajo en equipo, relaciones interpersonales, ingles (4 niveles), inicie su negocio, inteligencia emocional, corte y confección, carpintería, albañilería, panadería, electricidad y para 2018 se programaran otros oficios.

German McNiel, sub director del INP resaltó la importancia de que las personas privadas de libertad continúen su proceso de reeducación, rehabilitación para una efectiva reinserción social.

Recordó que en los próximos meses se hará la apertura de la Oficina del Medio Libre, la cual tendrá la finalidad de apoyar a las personas que vayan quedando en libertad a conseguir un empleo ya sea en la empresa privada o con el Estado.

Sostuvo que en el caso que la persona liberada tenga conocimientos en algún oficio se le podría colaborar para que abra su propio negocio y pueda trabajar junto a su familia, evitando de esta manera que infrinja le ley, y regrese a un establecimiento penitenciario.

“Lo que estamos buscando es disminuir la reincidencia delictiva de estas personas, las cuales muchas veces son discriminadas por haber cumplido alguna sentencia, pero en ese tiempo cambiaron su vida y ahora tienen la capacidad de trabajar honradamente”, afirmó.