Ministro de Justicia de Perú, a favor de pena de muerte a violadores de niños

El tema debe ser debatido porque Perú forma parte de convenios internacionales que prohíben la pena capital.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Perú, Enrique Mendoza, se declaró a favor de la aplicación de la pena de muerte para los violadores de niños con consecuencia de muerte, informaron hoy medios locales.

Mendoza, quien antes fue presidente de la Corte Suprema de Justicia, precisó en un programa dominical del Canal N de televisión que el tema debe ser debatido porque Perú forma parte de convenios internacionales que prohíben la pena capital.

"El asunto es que nosotros hemos suscrito un convenio de abolición de la pena de muerte (la Convención Americana sobre Derechos Humanos). Ahora personalmente, yo sí creo en la pena de muerte... en realidad la pena de muerte sí es disuasiva", declaró.

El ministro dijo que apoyaría un proyecto de ley que proponga el tema, "siempre y cuando tenga una salida dentro de los cauces jurídicos y de cumplimiento o denuncia del tratado, en lo que se refiere a ese punto, nada más".

"La pena de muerte para crímenes atroces yo creo que sí debería llevarse adelante, por lo menos estudiar el asunto. No es que vamos a sacar la pena de muerte en estos meses, así lo propongan, va a ser sometido a un debate amplísimo", reiteró.

La congresista fujimorista Karla Schaefer anunció durante el último fin de semana que va a presentar un proyecto de ley para que se aplique la pena capital a los violadores de menores de 7 años con consecuencia de muerte porque, según aseguró, es "momento de tomar una decisión radical" tras las denuncias de estos ataques sexuales contra niños.

Schaefer dijo que la iniciativa es "un clamor de la población" y planteará modificar el artículo 140 de la Constitución peruana, que indica que la pena de muerte solo puede aplicarse "por el delito de traición a la patria en caso de guerra, y el de terrorismo, conforme a las leyes y a los tratados de los que el Perú es parte obligada".

Mendoza también se mostró a favor de respaldar de manera inmediata el "agravamiento de las penas" para estos casos que, según indicó, deben sobrepasar el actual limite de 35 años y contemplar condena a 40 o 50 años de cárcel.

El ministro también anunció que su despacho está trabajando en una iniciativa que plantea la aplicación de castigos más severos a los mayores de 16 años que cometan delitos.

"Esto de tratar a delincuentes muy peligrosos como si fueran menores o jóvenes adolescentes, no es posible, no podemos actuar robotizados. Tenemos que ver nuestra realidad (...) los sicarios son de 16 y 17 años, que tienen hijos y familia, y tienen acción.

Fuente El Nuevo Diario.