No se controla el contrabando de café y solo se puede contrarrestar con una mayor productividad

Lamentó que pese a las ejecuciones de seguridad de la Policía Nacional (PN) y al fuerte respaldo de la institución para evitar el contrabando, el mismo no se ha podido controlar.

Entre 700 mil a un millón de quintales de café, salen vía contrabando de Honduras hacia países vecinos, siendo el más afectado el Estado de Honduras al no percibir las divisas e impuestos, apuntó el vicepresidente del Instituto Hondureño del Café (Incafé), Dagoberto Suazo.

Lamentó que pese a las ejecuciones de seguridad de la Policía Nacional (PN) y al fuerte respaldo de la institución para evitar el contrabando, el mismo no se ha podido controlar.

En ese sentido, refirió que se ha llegado a la conclusión que para contrarrestar el ilícito lo único que resta por hacer, es aumentar la producción del grano el cual es cotizado a nivel mundial.

El casi un millón de quintales salieron a los países vecinos de Nicaragua, Guatemala y El Salvador, y existen lugares fronterizos de Honduras en donde en un 70 por ciento de la producción rural se fue para las naciones antes mencionadas, subrayó.

Los afectados con la salida irregular del aromático es la economía local y nacional ya que se deja de percibir las divisas e impuestos.

Resaltó que Honduras mantiene precios competitivos, pero la red vial que conduce a las zonas cafetaleras del país dejan mucho que desear.

"El contrabando parará hasta que existan funcionarios, policías y alcaldes honestos, sin embargo es mucho pedir", concluyó.