Padre e hijo estuvieron a punto de morir ahogados, en Tocoa, Colón