Por primera vez el Gobierno de la República crea un asentamiento para reubicar a los damnificados de los bordos del río Blanco

Además, los beneficiarios del proyecto tendrán un acompañamiento gubernamental que les garantizará la capacitación en áreas de albañilería, electricidad, fontanería, balconería, panadería, belleza y barbería, entre otras.

Líderes de los bordos de Río Blanco constataron hoy el cumplimiento de las promesas del presidente Juan Orlando Hernández al recibir el anuncio de autoridades gubernamentales de que se les darán las primeras 30 casas nuevas, capacitación y un entorno para una vida mejor, todo en la comunidad de Las Minas en El Progreso, Yoro.

El presidente Hernández les ofreció a los damnificados de los bordos de Río Blanco, en San Pedro Sula, que les daría casas y otros beneficios para que tengan una vida digna.

Los integrantes de la Fuerza de Tarea del Valle de Sula acompañaron a los líderes comunales al proyecto habitacional al que los trasladarán antes de que termine este mes, pudiéndose constatar que las casas nuevas están en plena etapa de construcción y que contarán con agua potable, alcantarillado y luz eléctrica.

Además, los beneficiarios del proyecto tendrán un acompañamiento gubernamental que les garantizará la capacitación en áreas de albañilería, electricidad, fontanería, balconería, panadería, belleza y barbería, entre otras.

También, los beneficiarios del asentamiento tendrán su servicio de transporte y por medio de la Secretaría de Trabajo se incluirá el apoyo de las guarderías infantiles para que cuiden a los hijos menores de las familias reubicadas y que así sus padres puedan trabajar con libertad.

Los ministros Carlos Madero, de Trabajo, y Sergio Amaya de CONVIVIENDA, explican a los líderes de los bordos en qué consiste el proyecto que les ha ofrecido el presidente Juan Orlando Hernández.

El ministro de la Presidencia, Ricardo Cardona, también se integró a la Fuerza de Tarea del Valle de Sula, constatando los avances del proyecto habitacional.

Ya se inició la construcción de las primeras 30 viviendas de las 300 que prometió el presidente Juan Orlando Hernández a los damnificados de los bordos.