Próximo 28 de febrero a Audiencia de Imputado para Comisionado y sub Comisionados de Policía

A los tres policías se les acusa por los delitos de Abuso de Autoridad, Violación de los Deberes de los Funcionarios, Torturas y Detención Ilegal en perjuicio de cuatro defensores de Derechos Humanos y ocho estudiantes universitarios.

Francisco Morazán. La Fiscalía Especial de Derechos Humanos (FEDH) evacuará el próximo 28 de febrero la Audiencia de Declaración de Imputado en la causa que se sigue contra el Comisionado de Policía, Félix Adrián Colíndres Hernández y los Subcomisionados de Policía Juan Manuel Aguilar Godoy, y Marlon Agustín Vásquez Palma.

A los tres policías se les acusa por los delitos de Abuso de Autoridad, Violación de los Deberes de los Funcionarios, Torturas y Detención Ilegal en perjuicio de cuatro defensores de Derechos Humanos y ocho estudiantes universitarios.

El relato de la investigación detalla que en mayo del 2017, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) fue tomada por estudiantes universitarios miembros del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU).

En ese contexto, las autoridades policiales, entre ellos los hoy encausados desalojaron a los manifestantes con el fin de recuperar los espacios físicos de la UNAH y debido a que en el interior del Alma Mater aún se encontraban varios estudiantes, defensores de Derechos Humanos solicitaron la intervención del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), quienes enviaron un microbús para retirar a los estudiantes.

Ante ello, los integrantes del MEU optaron por salirse por una ventana de los baños del primer piso de la Facultad de Ingeniería y procedieron abordar el microbús propiedad del CONADEH, hechos que fueron observados por los elementos del orden, quienes inmediatamente rodearon el autobús conminando a sus ocupantes a salir el vehículo.

Ante la negativa de los defensores de derechos humanos y universitarios, los agentes policiales comenzaron a liberar gas pimienta en el interior de la unidad de transporte pese a que se encontraban las ventanas semi-cerradas, posteriormente a dicha acción los ocupantes comenzaron a bajar del automotor y continuaron rociando gas en la cara de las víctimas.

Seguidamente, procedieron a detenerlos de forma abrupta a pesar de mostrar signos de malestar, lo que al final provocó en algunas de las víctimas desmayos y lesiones sufriendo quemaduras en los ojos.

A los policías se les presentó la acusación en razón queque el Comisionado y los Subcomisionados tuvieron una participación activa en la detención y liberación de gas pimienta en los rostros de las víctimas.