Progreseños también celebran el Día de la Virgen de Suyapa

Para esta celebración se unen tres iglesias católicas, que realizan igual número de misterios durante el desarrollo de una procesión que inicia desde la iglesia de Santiago Apóstol de la colonia Mangandí,

Por nuestro corresponsal Mario Rodríguez: Por nuestro corresponsal Mario Rodríguez.Con una alegre alborada, procesiones y misas que culminan en horas de la noche en la Iglesia de la Virgen de Suyapa, los progreseños también celebran en la fecha del tres de febrero, el día dedicado a la santa patrona de los hondureños, La Virgen de Suyapa.

Para esta celebración se unen tres iglesias católicas, que realizan igual número de misterios durante el desarrollo de una procesión que inicia desde la iglesia de Santiago Apóstol de la colonia Mangandí, recorriendo las principales calles hasta hacer una estación en la Parroquia de Las Mercedes.

Posteriormente la procesión continúa con la participación de los feligreses católicos hasta finalizar en la Iglesia de Suyapa, en donde a las siete de la noche se celebra una última misa en honor a la santa patrona, en la que participan cientos de familias progreseñas.

Cuenta la historia que a finales del mes de enero de 1747 a ocho kilómetros de Tegucigalpa, en el sector de la aldea de Suyapa, después de un largo día cosechando maíz en la montaña del Piligüín, regresaba a su hogar un humilde labrador llamado Alejandro Colindres junto con su hijo Jorge de ocho años.

Pero debido a lo largo del trayecto y lo escabroso del camino, después de varias horas de caminar se sintieron sumamente cansados y por los peligros de la oscuridad de la noche decidieron pernoctar en el lugar, acostándose padre e hijo en el suelo.

Durante la noche, don Alejandro sintió que un objeto sólido le estorbaba y aunque en varias ocasiones lo retiró éste volvía al lugar, al amanecer y con la claridad del día pudo ver que se trataba de una pequeña estatua de la Virgen María tallada en madera de cedro.

Ante el asombro de sus familiares y pobladores, junto a las autoridades de la Iglesia Católica decidieron edificarle un templo en el lugar, al cual y como una tradición miles de peregrinos de todas partes del país y del extranjero asisten cada tres de febrero a agradecer por los milagros y favores concedidos.

as