Realizan taller para recuperar tramo en orilla del río Choluteca en la capital

El tramo de unos 100 metros de largo por siete metros de ancho, ubicado en los bajos del puente peatonal que comunica la primera avenida de Comayagüela con el mercado La Isla, se había convertido en un botadero de basura, pero, gracias a su intervención, ahora luce otro semblante.

Como parte del Plan Maestro del Centro Histórico que preparan las autoridades de la Alcaldía Municipal para rescatar y revitalizar este emblemático espacio de la capital, con el acompañamiento de la Cooperación Española, se realizó el taller “Choluteca, río vivo”, con el que se busca recuperar un área de la ribera de este afluente.

El tramo de unos 100 metros de largo por siete metros de ancho, ubicado en los bajos del puente peatonal que comunica la primera avenida de Comayagüela con el mercado La Isla, se había convertido en un botadero de basura, pero, gracias a su intervención, ahora luce otro semblante.

Bajo la coordinación de profesores de la Universidad de Sevilla, España, representantes del colectivo Actuar, personas con discapacidad, Mujeres en las Artes (Mua), un grupo de voluntarios y las mismas vendedoras de centro de ventas con sus hijos, se dieron a la tarea de limpiar y reforestar el sitio, así como pintar algunos murales en los puestos.

Ángel González, profesor de la Escuela de Arquitectura de esa universidad, manifestó que durante una semana han estado trabajando en la recuperación del lugar, del cual retiraron una gran cantidad de desechos que arrojan los mismos comerciantes de la zona.

La intención es que es que los locatarios del mercado Primera Avenida se apropien y protejan el sitio y que esto pueda ser replicado en los demás mercados de la ciudad para poder tener el bordo del río totalmente limpio “para que la gente lo disfrute”, aseveró.

Indicó que los mismos vendedores del mercado La Isla ya han mostrado interés en la iniciativa para hacer lo mismo en la orilla de la vertiente que colinda con ese centro de ventas y ahora permanece llena de maleza y desperdicios.

“Vemos que el río es un potencial enorme, y ahora es un potencial que está usado como botadero de basura o como algo que da miedo, nosotros queremos hacer ver que no, que el río también es un espacio para poder disfrutarlo, poder estar cerca” del mismo, consideró.

Señaló que “es importante que tomen vos en el asunto las señoras y sus hijos que venden en el mercado”, pues “la idea es que cuando ellos se impliquen en arreglar este espacio, que ya es suyo, después ellos mismos van a protegerlo”.

Se tiene pensado instalar columpios para que esta área se convierta en un lugar de recreación para que los mismos locatarios “puedan tomar el sol o estar en la sombra” y que sus hijos puedan divertirse porque “queremos hacer ver que el río es un espacio para poder disfrutar”, apuntó.

Una de las vendedoras, Francisca Varela, reconoció que el trabajo es bueno “porque ha sido duro para nosotros sacar todo lo que se ha sacado de basura” ya que le ha tocado pelear son sus mismos compañeros para que su lugar de trabajo mantenga un entorno limpio.

El compromiso de ellos ahora es “cuidarlo a capa y espada” para no dejar que vuelva a convertirse en botadero, porque es un sitio que les pertenece a todos los ciudadanos, añadió.

El Plan Maestro del Centro Histórico estará listo en diciembre próximo y, para su elaboración, se ha realizado una serie de talleres con distintos sectores de la sociedad interesados en que el casco histórico capitalino sea accesible para toda la población en su movilidad y en la recuperación de espacios públicos, entre otros aspectos