Reserva de la Biósfera Río Plátano es sinónimo de aventura

En esta reserva se puede encontrar un gran número de especies en peligro de extinción y algunos de los pedazos de bosque más grandes de todo el país, condiciones que ayudaron a que fuera declarado como Reserva de la Biósfera y Patrimonio de la Humanidad.

La Reserva de la Biósfera Río Plátano es un terreno preservado de más de cinco mil kilómetros cuadrados y que se encuentra en la región de La Mosquitia en las costas del Caribe de Honduras.

En esta reserva se puede encontrar un gran número de especies en peligro de extinción y algunos de los pedazos de bosque más grandes de todo el país, condiciones que ayudaron a que fuera declarado como Reserva de la Biósfera y Patrimonio de la Humanidad.

Allí se recomienda ir desde mediados de diciembre hasta junio cuando es la estación seca en donde hace más calor, pero también hay menos mosquitos; y se puede llegar en bote desde ciudades como Trujillo y La Ceiba, y desde esta última se pueden tomar pequeñas aeronaves hasta Palacios, desde donde se puede entrar en el parque en bote o a pie.

Dentro de esta reserva no existen caminos, por lo que todo el transporte se debe hacer en bote. Estos botes son llamados “pipantes” y son troncos de árboles huecos que en algunas ocasiones son motorizados y en los recorridos se pueden ver animales únicos como son los loros, tortugas de mar, tucanes, monos y mariposas muy extrañas y de diferentes tipos.

Los visitantes tienen la oportunidad de ver las costumbres de comunidades nativas de lugares como Raista, Batalla y Plaplaya, entre muchas otras, que incluyen bailes, historias, cantos y artesanías.