Seis líderes políticos saltaron a la Presidencia desde el Congreso o desde la Asamblea Constituyente

La historia muestra que el Poder Legislativo ha sido una plataforma desde la cual se han lanzado muchas de las figuras que luego salieron airosos en su intención de ser ungidos en la Presidencia de la República.

La historia de Honduras registra que por lo menos seis líderes políticos fueron catapultados desde la Cámara Legislativa o desde la Asamblea Nacional Constituyente a la Presidencia de la República.

Uno de ellos fue Tiburcio Carías Andino, quien ejerció la titularidad del Congreso Nacional en el gobierno liberal de Vicente Mejía Colindres. Se postuló para las elecciones de 1932 y ascendió al poder el 1 de febrero de 1933.

Más adelante, entró en escena el doctor Ramón Villeda Morales quien fungió como presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de 1957. Antes de que fuese aprobada la Constitución, delegó el cargo en el vicepresidente, Modesto Rodas Alvarado.

Una vez emitida la Carta Magna se llevó a cabo una elección de segundo grado que dejó en el poder a Villeda Morales.

Veinticuatro años después, en 1981, toma figuración en la actividad política el doctor Roberto Suazo Córdova, en ese tiempo presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Con motivo de la convocatoria a votaciones para el período 1982-1986, el líder liberal de La Paz, dejó en el cargo al abogado Efraín Bú Girón para lanzar su postulación a la Primera Magistratura.

Suazo Córdova recibió la voluntad mayoritaria del pueblo hondureño. Derrotó a su rival del Partido Nacional Ricardo Zúniga Agustinos y así fue como dirigió la administración del Estado hasta enero de 1986.

Otro liberal es catapultado desde la Presidencia del Poder Legislativo: Carlos Roberto Flores Facussé. Como se recuerda, dirigió el Congreso Nacional en el gobierno del doctor Carlos Roberto Reina.

Logró su cometido en el segundo intento, pues en la primera oportunidad salió derrotado por el nacionalista Rafael Leonardo Callejas en los comicios de 1989. Flores Facussé dirigió el destino del país en el cuatrienio 1998-2002

Más adelante, el licenciado, Porfirio Lobo Sosa, salta desde la Presidencia de la Cámara Legislativa y se convierte en el aspirante oficial del Partido Nacional, con ambiciones de suceder al mandatario de entonces, Ricardo Maduro Joest.

Fracasó en esa pretensión frente al nominado por el liberalismo, Manuel Zelaya Rosales. Lobo Sosa insistió en las votaciones siguientes de 2009, cuando se impuso al candidato liberal, Elvin Ernesto Santos.

Durante el régimen nacionalista del olanchano, la posición cimera del Poder Legislativo la ocupó el abogado, Juan Orlando Hernández, quien se lanzó a la Primera Magistratura del país en los comicios de 2013.

Otros ciudadanos han intentado ser ungidos en el Poder Ejecutivo luego de ostentar la titularidad de la Cámara Legislativa; sin embargo, se quedaron en el camino.

Ellos son: Venancio Callejas, Modesto Rodas Alvarado, Efraín Bú Girón, Carlos Orbin Montoya y Rafael Pineda Ponce, entre otros líderes y dirigentes de la política que forzaron por tomar las riendas del país.

La historia muestra que el Poder Legislativo ha sido una plataforma desde la cual se han lanzado muchas de las figuras que luego salieron airosos en su intención de ser ungidos en la Presidencia de la República.