Supervivencia política del presidente brasileño depende del Congreso

Su oficina informó que Temer comenzará esta jornada en una reunión con su ministro de Defensa, Raul Jungmann, y con los comandantes militares en el complejo presidencial.

El brasileño Michel Temer espera salvar este viernes su presidencia persuadiendo a un Congreso plagado de corrupción de que lo respalde a pesar de las crecientes demandas para que ruede su cabeza, en el marco de un nuevo y explosivo escándalo en el país.

Su oficina informó que Temer comenzará esta jornada en una reunión con su ministro de Defensa, Raul Jungmann, y con los comandantes militares en el complejo presidencial.

Esa agenda parece haber sido diseñada como para destacar que el presidente de centro-derecha mantiene su autoridad.

Temer rechazó enfáticamente el jueves la posibilidad de renunciar después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) autorizara una investigación judicial en su contra.

El mandatario está acusado de haber dado luz verde al pago de un soborno para comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien está en prisión acusado de haber aceptado millones de dólares en coimas.

Las denuncias del pago de dinero a cambio del silencio dejó a Temer en la cuerda floja menos de un año después de haber asumido el cargo en controvertidas circunstancias en reemplazo de su predecesora, Dilma Rousseff, destituida por el Congreso tras un juicio político (impeachment).

Lea más: House of Cards dice que no puede competir con caso de corrupción en Brasil
Temer enfrenta ahora ocho solicitudes de impeachment presentadas en el Congreso y una dura batalla para mantener unida a su coalición de gobierno.

Hubo protestas de miles de personas en Rio de Janeiro y en la capital, Brasilia, en demanda de la renuncia del mandatario, que terminaron en choques con la policía.

Más manifestaciones están previstas para esta semana.