Trabajadores de agricultura, silvicultura y pesca, reciben el salario más bajo

En las actividades dedicadas a servicios financieros, bienes inmuebles y similares, así como en el rubro de hospitales, seguridad, limpieza y proyectos comunitarios, la fuerza de trabajo es correspondiente con salarios 8,300 10,700 lempiras.

En desventaja están los trabajadores del rubro de la agricultura, silvicultura y pesca, porque son los que reciben el salario más bajo.

En esta categoría, la remuneración básica que ha entrado en vigencia para este año varía entre 6,147 y 7,127 lempiras mensuales que se desglosan en un salario que va desde 204 a 239 lempiras diarios.

Es similar la condición de los que se desempeñan en las empresas acogidas a la Ley de Zonas Libres, donde el dinero devengado mensualmente es de un poco más de siete mil lempiras, 236 lempiras en cada jornada de ocho horas.

En la rama de explotación de minas y canteras, el salario piso se mueve entre 8,300 y 10,300 lempiras mensuales y en el mismo rango están los trabajadores de la industria manufacturera.

Para los que se desempeñan en el rubro de electricidad, gas y agua, la compensación económica va desde 8,669 hasta 10,698 lempiras cada mes.

Las empresas de construcción están obligadas a pagar a sus obreros un salario entre 8,500 y 10,500 lempiras y el mismo rango es aplicado a los que prestan su fuerza de trabajo en el rubro del comercio, restaurantes y hoteles.

En el sector del transporte, almacenamiento y comunicaciones tiene vigente un cuadro de salarios entre 8,592 y 8,849 lempiras mensuales para las empresas entre uno y 50 trabajadores.

Y para aquellas empresas con una planilla entre 51 y 151 empleados en adelante, la escala de pagos va desde 9,800 y 10,600 lempiras mensuales.

En las actividades dedicadas a servicios financieros, bienes inmuebles y similares, así como en el rubro de hospitales, seguridad, limpieza y proyectos comunitarios, la fuerza de trabajo es correspondiente con salarios 8,300 10,700 lempiras.

Los informes de las centrales obreras indican que más del 60 por ciento de las empresas obligadas no le dan cumplimiento efectivo a la Ley del Salario Mínimo.