Unas 250 granjas avícolas han cerrado en el país.

Entre los costos destaca los insumos, energía, la devaluación de la moneda y los costos de los carburantes y otras situaciones que han alterado la producción.

Unas 250 granjas avícolas independientes han cerrado por los altos costos de producción, según el empresario del rubro, Pablo Anastacius.

Entre los costos destaca los insumos, energía, la devaluación de la moneda y los costos de los carburantes y otras situaciones que han alterado la producción.

“Nosotros somos productores independientes y exponemos el panorama complicado para este año y es complicado”, dijo.

Anastasius señaló que el proceso de cierre para los productores independientes comenzó desde el 2016 debido a los márgenes estrechos que han obligado a tomar serias determinaciones.

El sector avícola ha sido sumamente afectado con pérdida de mil 200 empleos directos sin contar los empleos indirectos.

Cabe mencionar que en el rubro no solo se ve afectado la crianza de pollo sino que los alimentos concentrados y transporte, mismo que están ligados a la producción y por ende perjudica la economía del país.