Vuelos low cost: ¿realmente valen la pena?

Deseosos de poder viajar al precio más conveniente, muchos argentinos se unen a la tendencia global de buscar pasajes a través de sitios de ofertas y armar sus vacaciones de manera más flexible. "Hoy hay millones de oportunidades dando vueltas para los viajeros que quieren viajar", explica Julián Gurfinkiel, cofundador de Turismocity.

¿Es posible realmente poder viajar sin entrar en bancarrota? La respuesta simple es que sí. Desde Flybondi -la empresa de vuelos low cost que pronto aterrizará en la Argentina- explican que en la actualidad, solo 1 de cada 10 argentinos vuela en avión, y que su plan es que en 5 años la mitad del país esté con los pies en el aire.

Deseosos de poder viajar al precio más conveniente, muchos argentinos se unen a la tendencia global de buscar pasajes a través de sitios de ofertas y armar sus vacaciones de manera más flexible. "Hoy hay millones de oportunidades dando vueltas para los viajeros que quieren viajar", explica Julián Gurfinkiel, cofundador de Turismocity.

Los vuelos low cost permiten ahorrar dinero en los pasajes aéreos. Hay grandes diferencias de precio con los vuelos de línea, muchas veces hasta más de la mitad de lo que cuesta el vuelo. Aerolíneas como EasyJet, Ryanair y JetBlue dan oportunidades a viajeros de poder acceder a viajar a destinos que nunca antes habían pensado.

Se puede reservar a último momento. Gracias a este tipo de vuelos ya no hace falta tener que reservar el pasaje con mucha anticipación. Es importante estar bien atento a las promociones. Una opción para descubrir ofertas, además del recorrido diario por páginas como Despegar.com, es entrar a la cuenta de Twitter @PromosaereasAR, donde todos los días se pueden encontrar oportunidades increíbles.

No hace falta viajar fuera de temporada para conseguir buenos precios. Antes, la clave de un viaje accesible era evitar los precios exorbitantes de las temporadas altas. A Europa y Estados Unidos, siempre convenía viajar entre los meses de octubre y abril: los tickets de avión de las aerolíneas tradicionales van a ser siempre más baratos. Sin embargo, con los vuelos low cost, hay grandes ofertas durante todo el año.

Viajar barato también tiene desventajas
Los vuelos de bajo presupuesto no incluyen equipaje y hay que pagarlo aparte, por lo que si las valijas están muy cargadas o hay exceso, el precio aumenta bastante. Estas aerolíneas suelen ser muy estrictas en cuanto al tamaño y peso de la valija.

Otra cuestión de la que se quejan algunos pasajeros es el tipo de atención. No es raro escuchar que algunos viajeros protesten porque la atención no es personalizada. Además, los snacks y el servicio de catering a bordo del avión tienen un recargo extra.

En su mayoría, estos vuelos despegan desde aeropuertos exclusivos que suelen estar más alejados que los tradicionales. Por lo tanto se debe abonar un extra ya que se debe tomar un taxi para poder llegar.