Resumen-Elecciones 2017

¿Cómo pueden interpretarse los datos arrojados por la fiesta cívica de este 26 de noviembre?

Primero hay que analizar que no hubo violencia, contrario a los pronósticos lúgubres y a los discursos descalificadores que no van con la consciencia cívica de la mayoría de pueblo hondureño.

Los resultados corresponden a los vaticinios de analistas, señaló el sociólogo Pablo Carías, en cuyo criterio se han roto muchas hipótesis y expresiones de triunfalismos que hay que leer detenidamente.

Hay sorpresas que ameritan análisis sobre los patrones de la carta electoral, el comportamiento de los electores y la relación de fuerzas no entre un bipartidismo, sino entre un tripartismo.

La lección que tendrían que aprender los perdedores, reflexionó Carías, es que la violencia y la pretensión de sembrar el temor no cala entre la población de Honduras, menos aún, cuando se ponía en juego la institucionalidad y la estabilidad nacional.

2.-
Procesadas 800 mil encuestas a boca de urna procesadas por Ingeniería Gerencial, los resultados de los comicios de este domingo le dan una tercera victoria al Partido Nacional.

El instituto político que ha ejercido el poder los últimos cuatro años, obtiene el 43.93 por ciento a favor del aspirante y actual mandatario, Juan Orlando Hernández.

En el segundo escalón aparece el nominado por la Alianza contra la Dictadura, Salvador Nasralla, que suma el 34.70 por ciento y, relegado el tercer lugar, el aspirante liberal, Luis Zelaya, apenas alcanza el 17.68 por ciento.

Las otras fuerzas en contienda apenas congregaron el tres por ciento.

El nacionalismo habría obtenido un margen mayor al que señalaban las encuestas y los sondeos que, en su común denominador, daban como favorito a Hernández.

El mismo sondeo refleja una virtual victoria del actual alcalde de San Pedro Sula, Cortés, Armando Calidonio, candidato del Partido Nacional al continuismo.

La encuesta de salida en este nivel se desglosa con un 44 por ciento a favor de Calidonio, seguido de Antonio Rivera de LIBRE con un 27 por ciento y Marlon Lara, aspirante liberal, con un 11 por ciento.

La candidatura independiente de Fátima Mena alcanzó el 11 por ciento y el resto de contendores ni siquiera superan el uno por ciento, de acuerdo con los datos procesados por Ingeniería Gerencial.

Desde el punto de vista de los politólogos abordados por HRN, los dividendos arrojados por la justa comicial de este domingo para el nacionalismo tienen un mensaje claro.

En su mayoría, los ciudadanos hondureños rechazaron el planteamiento de confrontación de la Alianza, porque interpretaron que una eventual llegada de Nasralla a la Primera Magistratura representaba el retorno del depuesto ex presidente, Manuel Zelaya Rosales, y la reedición de aquel capítulo oscuro de la crisis política de 2009.

En cuanto a lo que ocurre dentro del liberalismo, los analistas observan que Zelaya confrontó a la militancia dura del partido centenario y lo que ocurrió al final es que su potencialidad no fue aprovechada.

Más se pareció su discurso a los postulados de la Alianza. Y esto echó a perder la posibilidad de que el nominado liberal se convirtiera en una opción intermedia entre el nacionalismo y los radicales de izquierda.

¿Cuál es el futuro de Salvador Nasralla? Es una pregunta central que necesita ser bien meditada para responderla. De inicio hay que decir que se ha quedado sin la ocasión de subir al poder y sin el Partido Anticorrupción (PAC), que él fundó.

Categoría contenido resumenes: